Últimos temas
» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 11:18 pm por Invitado

» Euphir Virietum « NORMALES » —Cambio de botón.
Sáb Ago 01, 2015 6:31 pm por Invitado

» Lost in Translation (libre)
Sáb Jul 25, 2015 11:56 pm por Aeolos Sakya

» Destiny Gates {Afiliados élite, cambio de botón}
Vie Jul 24, 2015 4:14 pm por Invitado

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (normal)
Jue Jul 23, 2015 4:38 am por Invitado

» Tan solo una sonrisa
Miér Jul 22, 2015 7:00 pm por Lawrence Shipty

» How to get away with murder in vacations.
Vie Jul 17, 2015 6:22 pm por Eon Terrä

» Asuntos de familia (Y sus invitados)
Vie Jul 17, 2015 12:00 am por Rhiannon

» ¿¡AH SI!? [Hiroki]
Miér Jul 08, 2015 3:41 pm por Katsuko


Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Aghenor el Mar Abr 14, 2015 12:39 am

Tal vez era la primera vez que posaba sus pies en estas tierras, tan lejanas de las doradas arenas del desierto que tanto amaba y recuerda como su hogar, en cierta forma le molestaba ese permanente ambiente oscuro que cubría la región, era algo hasta desalentador para el rubio saber que el gran astro sol no era capaz de reflejarse en su dorada armadura como acostumbraba; aun así no podía negar que las propiedades curativas de tan curioso lago.

El Lago de Mana era una de las tantas cosas interesantes que deseaba conocer el joven desde hace algo de tiempo pero que sus largos viajes no le habían dado la real oportunidad de verlo directamente, además que las tierras Kil´Daggoth siempre le había parecido un lugar problemático para visitar, debido a la leyenda que la involucraba en la caída del reino del sol bajo el poderío mágico de este lugar. Guardarle rencor? No… para nada, la ley de la vida y la muerte fue muy clara en ese entonces y lo seguirá siendo por toda la eternidad “el más fuerte vive y el más débil perece” pero en algún momento pagaría con la misma moneda, eso era algo que podía asegurarlo, pero todavía no… las vivencias de su antiguo yo le recordaban a cada momento lo débil que era en este preciso momento, no se comparaba en nada al poder que había logrado conseguir su antiguo yo y si quería dominar este reino primero debería tomar el control sobre Kaldim y eso parecía un deseo muy lejano si tenia que estarse curando con las aguas del Lago de Mana. Unos cuantos monstruos tan extraños y únicos que solo sus vivencias y los múltiples libros le han ayudado a salir victorioso con unas cuantas heridas nada mas –Que patético…- dijo con un tono de voz bajo mientras se hablaba a si mismo, dejando que poco a poco más del agua del lago tocara las múltiples heridas que tenía en sus brazos y pecho, al final de cuentas no era su mayor especialidad el defenderse.

Pasaron unos minutos mientras terminaba de lavar sus heridas, podía sentir los efectos curativos pero no aparentaba curar de inmediato al parecer se tomaba su tiempo –bueno… por lo menos con esto, si debo seguir luchando no serán un mayor problema las heridas – deseaba primero conocer mas de esta zona antes de tener que retirarse pero las criaturas sin duda alguna eran un gran problema, pero eso aun así no lo detendrían, por ahora solo dedico su mirada carmesí a ver los alrededores, necesitaba conocer mejor el territorio cerca del Lago, posiblemente conseguir algo mas que poder calmar esa sed tan insaciable de conocimiento para poder entender como funcionaban estas aguas regeneradoras.
avatar
Aghenor

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Allan Nicholas el Lun Abr 20, 2015 12:13 am

Un sueño le dijo que tendría una oportunidad grata si acudía al lago de mana con una mentalidad abierta. Allan, deduciendo según sus propios intereses en lugar de tomar en cuenta otras interpretaciones, pensó que habría de ser la señal de una deidad dispuesta a cumplirle un deseo que anhela desde hace mucho tiempo, siendo eso la soledad con su madre, Credens Justitiam, porque su padre es un ogro que la acapara a todo momento y no cede ni un poco la posibilidad de la compañía exclusiva de ella. Fortuna es que bastó tan solo invitarla para que aceptara su petición.

El heredero camina confiado en que hallará la posibilidad de estar en paz con su progenitora, razón por la que pretende ir lo mejor arreglado posible en la sencillez de sus atuendos habituales, cuidando que su capa no sea manchada por el polvo, que sus zapatos se vean limpios sin perder la actitud juvenil que tienen a la vista, igual que la elegancia de sus prendas inferiores y superiores, sin contar una delicada colonia que usa no por aseo -es muy cuidadoso con eso como para depender de aromas que oculten cosas- sino por encanto.

El lago de mana es un sitio de promesas, donde los rituales funcionan muy bien y es en la mayoría de las veces eficiente para sanar las heridas, no es raro que sea un punto de encuentro con cosas de gran especialidad, la promesa de que algo pueda pasar gracias a un sueño no es del todo tonta o sin fundamentos, es algo que sus maestros le dirían. Allan apuesta entonces a que su simple petición le será otorgada.

¿Que pasaría si no encuentra lo que originalmente busca? Quien sabe, puede ser también una trampa que gustoso provocará para llevarla corriendo a casa de alguna forma, ha encontrado muy divertido molestar a su padre y a su tía Katsuko con visitas forzadas de cosas increíbles, ya lo ha hecho antes en varias ocasiones, ¿por que contenerse ahora? La idea de Al hazred gritando como demente le hace sentir el impulso de reírse subiendo por su estómago, con la ventaja de que tendría a su madre como testigo de que no hubo mas opción.

– Madre, gracias por aceptar mi invitación, espero no te cause inconvenientes – Antes de proseguir, prefiere jugar a ser inocente y buen niño, por si mas adelante tiene que buscar como salirse con la suya.

Para cuando puede ver las aguas, revisa primero con cautela a los alrededores para cerciorarse de que no sea todo una trampa de algunos oniromantes -que también existe esa posibilidad- que quieran hacerle pasar un mal rato, secuestrándolo o extorsionándolo o incluso matándolo. No tiene miedo, se prepara nada mas para devolverles la sorpresa de ser ese el caso y llevarse al menos a dos a la tumba de la que saldrá al no estar dispuesto a morir. – Madre, déjame ir primero a reconocer el terreno, no será grato si no estoy seguro de que no habrá pervertidos mirando…

En vez de eso encuentra a alguien que a simple vista no es de la región, o puede que si, con la condición de que tenga preferencia por estudios mas tribales en lugar de investigar sobre magia de verdad concisa y precisa. Es imposible conocer a todos en Kil´daggoth, en cambio es posible reconocer quien no es de estas tierras - No creo que puedas sacar mucho beneficio lavando heridas de ese modo, creo que funciona mejor si solo te sumerges hasta el cuello - Allan sonríe al hombre que puede ver reposando dentro de las aguas, por dentro sintiendo curiosidad.

- Bueno, no se como hacerlo funcionar mas rápido, al menos si se como funciona en lo mas básico - Allan marcha con ambas manos a sus espaldas para ocultar sus brazos bajo su capa, acortando la distancia entre él y el otro sujeto que por lo que puede ver, pasó un mal rato. - ¿Te han emboscado? Si vives es porque pudiste deshacerte de ellos, a menos que hayas caído en un lugar donde no se suponía que aterrizaras - El heredero disimula su risa con jovialidad y se inclina un poco hacia el desconocido, sin sentir la necesidad de tener cautela, por el bien de los dos. - ¿Te perdiste? No creería, a no ser que en verdad no sepas lo que hace el lago de mana y por eso lavas tus heridas como si fuera agua normal.

avatar
Allan Nicholas

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Credens Justitiam el Mar Abr 21, 2015 12:40 am

Una mañana libre de su trabajo como comisaria siempre es bienvenido, pues encuentra por mucho más reconfortante el hornear algunas galletas para sus hijos –que por muy adultos que sean, siempre serán sus bebes- y arreglar un poco el jardín que hace casi 20 años empezó a restaurar. Quizás si le sobraba un poco de tiempo, haría algún postre mas para la cena y ayudaría a alguien en la casa con lo que fuera que necesitaran. Por supuesto que eso significaba capaz un día muy atareado, quizás un tanto mas que si hubiera ido a trabar normalmente. Mas el detalle esta justamente en que Credens disfruta  esas actividades que otras que puedan resultar un tanto mas estresantes y agotadoras a nivel emocional. ¡En fin! Ha de sacarse el delantal lleno de harina y dejarlo sobre la mesa con una masa de apetecible apariencia, antes de irse presurosa al portal de su hogar. Allí la espera su pequeña niña, mas la ama de llaves de la casa, la silenciosa Mita. Ambas esperando despedirse para que la segunda acompañe a la primera a sus clases.

-¿No llegas tarde mi pequeña? ¡Apúrate o te dejaran afuera del salón!- Comenta, depositando un beso en ambas mejillas de su hija menor, que la abraza con fuerza de su cuello antes de soltarla y tomarle la mano a Mita.

-¡Adiós mamá! ¡Espero que hagas muchas galletas para hoy, quizás traigo a mis amigos a jugar!- Menciona, despidiéndose con fuerza mientras que Mita con una leve reverencia también se retira para irse junto a ella.

Credens sonríe, tomándose de sus brazos a la vez que la puerta se cierra y considera que quizás hagan falta aun mas galletas de ser el caso. Son bastantes, pero los niños siempre comen en exceso. Por supuesto,  haría otras tres docenas de no ser por el hecho que al llegar a la cocina se da cuenta con que el tarro de harina esta casi vacío. Esto la pone en un dilema, cuya única solución es salir a comprar mas. Suspira, tapando el resto de la masa con un mantel a la vez que decide cambiarse para salir. Aunque en vez de tomarlo como un mal presagio o algo malo, ha de sonreír apacible; hace mucho que no podía pasear por Kil´Daggoth durante una mañana. Si tenía suerte, podría no solo conseguir harina, si no algo que en ese momento no está en su mente, pero podría servir en alguna ocasión. Inclusive podría aprovechar para traer otros ingredientes  frescos si es que pensaba aun realizar algún postre para agasajar a su familia durante esa noche.

Estaba a punto de salir, cuando la voz de su hijo varón la llamo con dulzura. -¿Qué sucede cariño…?-





Si bien el destino a donde llegan ahora es un poco lejano a donde quedan los almacenes y comercios, no puede negarse. Lamentablemente no puede pasar demasiado tiempo de cridad con su único hijo varón, pues cuando está en la casa, ella no está, o viceversa. Justifica su soledad no obstante, con la idea de que el muchacho se la pasa afuera porque trabaja en una biblioteca para seguir perfeccionándose como hechicero, cosa que le llena de orgullo. No es ninguna novedad que Allan desea parecerse a su padre.  Es por eso que llega junto a él, al lago de maná. Han de recolectar algunos frascos con agua del lago, para sus hechizos alquímicos. O bueno, eso es lo que ella ha entendido. Credenes Justitiam no es realmente una conocedora de la magia en sus formulas y hechizos, aunque puede emplear con bastante fluidez aquella que corre aun por sus venas.

Al arribar al lugar parece casi vacio, cosa que le resulta particularmente extraño. –Oh, no te preocupes cariño. Mira que luego me vas a ayudar a cargar con las compras de hoy.- Menciona con una calida sonrisa a su pequeño que es mas alto que ella, mientras se detiene a observar con mejor detalle el panorama. Es precisamente la aparente soledad del mismo, que llama tambien la atención de su pequeño, haciendo que vaya a revisar el terreno. Aunque una palabra le llama la atención y la deja sumamente extraña…  -¿Pervertidos…?- Murmura por lo bajo, con suma extrañeza. No lo ha comprendido, mas termina siendo algo que deja completamente de lado al observar que su niño se ha detenido. La rubia, sin poder contener su necesidad de sobreprotección comienza a caminar a esa dirección, llegando a percatarse de la presencia de otra persona mas. No ha de distinguir bien sus rasgos en la distancia, pero puede decir una sola cosa: lleva encima algo dorado que causa un destello bastante llamativo.

-¿Esta todo en orden, Allan?- Pregunta por detrás, al llegar. Silenciosa y calma, aun son una suave sonrisa y su voz dulce. Da unos pasos hacia adelante, haciendo que algunos frascos que lleva en su canasta choquen sutilmente ante el bamboleo del caminar. Es ahí cuando observa mejor al hombre que está herido, cerca de la orilla. Esta algo mojado, pero no pareciera porque se haya introducido dentro del lago. De ser así, estaría goteando muchísimo mas de lo que esta.

-Joven, si necesita curarse, le recomiendo que ingrese completamente al lago. Unos minutos dentro serán suficiente para curar sus heridas… -
Ha de decir, con un tono de voz conciliador. Es obvio que quien fuera quesea, no es de este lugar. Un poco como ella, quizás peor. El estaba solo, y tratar de entender los mecanismos de Kil´Daggoth de manera autodidacta es bastante difícil, por no decir un poco peligroso en ciertas ocasiones.
avatar
Credens Justitiam

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Aghenor el Dom Abr 26, 2015 10:45 pm

El pasar del tiempo se hacia bastante lento cuando sus sentidos estaban bastante alertas, buscando y detallando los alrededores, para conocer mas de aquel extraño lugar y al mismo tiempo poder detectar la presencia de alguna de aquellas bestias que había sido capaces de lastimarle hace unos minutos atrás, sus heridas no estaban sanando tan rápido como esperaba del supuesto lago curativo pero por lo menos no le dolían los brazos como antes; enserio podían ser bastante molestos aquellas criaturas parecidas a perros… bueno si es que se le podía dar un parecido con algo seria con un can…fuera de eso su tamaño y rasgos eran mucho más “demoniacos” si había que decirle de alguna manera. Sus oídos se alertaron sacándolo inmediatamente de sus pensamientos y dirigiendo su atención a sus espaldas, lo que le llevo a posar sus manos por instinto sobre sus hombros para tomar los agarres de sus sables, pero las voces que escucho le hicieron dudar un poco de lo que seria.

La voz de una mujer y un joven se podían escuchar en la profundidad donde sus ojos humanos no podían detallar muy bien, aun con lo hermosamente estrellado que estaba el cielo –nativos?- dijo para él en un tono bastante bajo, no tenías intenciones de bajar la guardia pero la conversación se escuchaba demasiado relajada, como para ser algún ser realmente agresivo, por lo que al final termino bajando las manos de sus armamentos, en el peor de los casos solo tenía que retirarse del área lo más pronto posible si aquellos que llegaban se asustaban o se mostraban incomodos ante su presencia.

Pero para su sorpresa, no solo la persona que salió de donde podía escuchar su voz no solo pareció bastante “normal” en comparación a las pocas cosas que había recolectado de información sobre la mayoría de los habitantes del reino… al parecer los libros no siempre estaban del todo completos a veces; otro detalle que vio distinto fue su manera de reaccionar, dándole un consejo sobre el mejor uso de las aguas. Una sonrisa se dibujó en los labios del rubio de ojos carmesí –Oh… conque esa es la manera más acorde al funcionamiento de este singular lago… eso explica porque no actuaba más que un mero sedante para estas heridas- dijo observando una vez más las áreas lastimadas en el que primordialmente eran sus brazos, seguidamente logro ver a la dama que cargaba una canasta -Si… el chico me ha dado el mismo consejo… posiblemente lo haga dentro de poco, Ma serannas…- sus últimas palabras fueron un agradecimiento típico en su lengua natal. Se tomaba su tiempo en detallarla intentando aprender sus rasgos no aparentaba rastro alguno de agresión a su persona y mucho menos duda o temor, el chico mostraba una actitud parecida, sin duda alguna no se sentían inseguros con el lo mejor era ser precavido.

-Una emboscada… si es lo correcto, las criaturas de estas tierras son bastante distintas a las de mis tierras, pero aun así no es nada del otro mundo- comento ante las múltiples preguntas que el chico le hacía, casi con la confianza digna de alguien que ha hablado toda la vida –Pero perderme no seria lo correcto, he deseado venir aquí por mi propia voluntad- le sonrió a la dama con su típico porte sobrado –Este mundo es demasiado grande y deseo conocer más de cada territorio, aun mas de aquel que una vez logro destruir mi tierra natal- Su mirada nuevamente se dirigió al Lago después de haber dicho aquellas palabras –Es sin lugar a dudas un hermoso y místico lugar… aun para ser un territorio lleno de bestias y seres malditos… sin duda alguna cuenta con una singular belleza… me gusta sin lugar a dudas…- Sus carmesí ojos volvieron a ver a los recién llegados para dirigirles la palabra –Naharis… un placer… espero poder saber también sus nombres de aquellos que son los primeros seres de este lugar que no han saltado a matarme de buenas a primeras- dejo escapar una sutil risa mientras esperaba la respuesta de los presentes.
avatar
Aghenor

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Allan Nicholas el Sáb Mayo 02, 2015 1:50 am

En ese país de rarezas y oportunidades es seguro encontrarse con alguien interesante si se sale a dar una vuelta por las calles, o los parques, o el misterioso lago que nunca se ha tomado la molestia de examinar por mucho que el heredero lo frecuente, con compañía habitualmente, femenina en sus mayorías. Allan está un poco decepcionado de no poder tener un poco de privacidad con su madre, casi ni puede verla entre el trabajo de comisaria de ella y las andanzas que tiene él para matar al aburrimiento, lo que se ve compensado por haber encontrado a alguien que parece de otro lado.

- Si fuiste emboscado y sobreviviste, es porque tienes mucha suerte o un dios que te ama demasiado - Allan ríe divertido por la idea de que luego una divinidad le cobre a alguien por cualquier favor que cumpla, creyendo que con lo misterioso que es el lago, esa deidad aparezca para pedirle a cambio su alma o algo como eso. - ¿Que te encontraste? ¿Un perro de Tindalos? ¿Nightgaunt? De cualquier forma te felicito por estar vivo, de verdad lo mereces juzgando que no perdiste ninguna extremidad - Sin ánimos de ofender, lo que dice es algo honesto, tanto como el gesto de curiosidad que se le ve en sus ojos bien azules.

- ¿Que cuentas? ¿De donde eres? Puedo decir por como hablas y como reaccionas que no eres de por aquí. ¿Te trajo el nexo como a tantos otros? - Allan toma asiento en las orillas cercanas al herido, que no se ve tan grave a decir verdad si es capaz de hablar o de decir cosas coherentes, lo que habla bien de que no haya sufrido daño en su cerebro o mente, o que decir de su alma en si. - ¿O vienes del otro lado del mar? Nunca me he paseado por allá... - Historias de su padre es lo poco que tiene sobre esas tierras, porque la verdad casi no le llaman la atención, si es que no toma los tesoros y cosas valiosas que se podrían encontrar en ese continente.

Allan sonríe en respuesta a la pregunta del hombre y se reclina para apoyar sus manos en la tierra a modo de soporte, está relajado, no quiere decir que no esté todavía frustrado por no poder tomar un baño con su madre a solas, es tan solo sacar provecho de la situación actual. - Llamativo, pedir nombres antes de dar el propio, supongo que eso es buscar confianza inmediata - De un suspiro resignado, el chico se toma unos segundos antes de seguir hablando en meditación de que pueda ser también una trampa, basándose en que sería oportuno para él saber los nombres de ellos... o eso le diría Al hazred. - Me llamo Allan Nicholas, que no va a saltar tampoco de malas y segundas a matarte, al menos no sin razón - Allan sonríe por lo bajo de nuevo y se impulsa hacia el frente un poco para ver mejor el agua, a ver si no hay un reflejo inusual de algo saliendo de la misma, por ejemplo ese dios enloquecido que imagina.

- ¿Tu quién eres? Es lo justo saberlo, ya que preguntaste por nosotros, dinos al menos tu nombre, o que haces para divertirte aparte de explorar el mundo y buscar heridas para tu cuerpo - Lo que el heredero puede pensar hasta ahora, es que el hombre es un viajero con algo de mala suerte, no es que sienta particular hostilidad proveniente de él, lo que si es que parece temerario al adentrarse a terreno desconocido con tanta confianza. Si no es muy fuerte, es entonces muy valiente. Si no es muy valiente, entonces es muy tonto. Sea cual sea, es agradable hablarle, o eso piensa el chico, que espera que siga así en compensación de la oportunidad que le ha hecho perder.

- ¿Que hacemos madre? Lo pregunto en base a tu buen corazón, esta persona está claramente perdida -No había que ser un genio para determinar eso, ni que su madre se de la vuelta como si nada ocurriera y lo hiciera seguirla para terminar las compras. Allan sabe que ella no puede abandonar a nadie que esté en problemas o tenga uno, diferente de lo que haría su padre que buscaría algo a cambio. El heredero, por otra parte, no tiene nada que perder.

avatar
Allan Nicholas

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Credens Justitiam el Dom Mayo 03, 2015 3:27 pm

Su sonrisa permanece intacta, hasta que oye finalmente las últimas palabras del extraño muchacho que buscaba amparo en las propiedades curativas del lago. -Ma serannas… ¿Por qué me suena tan familiar?- Se pregunta a sí misma en sus pensamientos, dejando instantáneamente en sus facciones un dejo de sorpresa que no puede terminar de ocultar. Quizás no estaría tan errada a su primera impresión de que obviamente el muchacho era un forastero mucho mas allá de los limites de los reinos del occidente. Mas no pudo realmente hacer mucho, pues la incesante voz de su adorado “pequeño” la saco rápidamente de sus pensamientos. Una caricia justo en la corona de su cabeza, un llamado de atención con la suavidad característica de la rubia fue antecesora de sus palabras.

-Allan, no es de buena educación apabullar con tantas preguntas a alguien que acabas de conocer.-
Diría, considerando que en el afán curioso de su pequeño podría incomodar al joven que seguramente no debería encontrarse del todo calmo aun. No podía obviar de qué había sido atacado por alguna criatura de Kil´Daggoth siendo consciente de lo espantosas que pueden ser para alguien que no está acostumbrado, y que acababa de encontrarse con ellos. Podría sonreír, pero no por eso estar confiado de sus presencias. Después de todo, si realmente llego solo a ese lugar, sería muy ingenuo confiar en el primero que no lo atacará. El caos tenía una tendencia a ser engañoso y a ocultar con sonrisas muy amables a lo que podría ser un hechicero cruel y despiadado. Irónicamente, precisamente por eso era también muy carismático en la mayoría de sus individuos.  

Aunque era una buena señal que se mostrara receptivo. Pedir nombres demuestra que es alguien cauteloso. Obviamente desea seguir hablando, pero presentarse también es importante para poder continuar con la conversación de un modo mas ameno y cordial. No pasa por alto que vuelve a usar otro término que lejanamente se le hace conocido de un modo u otro. Credens sonríe, hasta que oye la presentación de su niño, que no puede mas que exaltarla. Sus ojos se cierran y un leve golpecito en su cabeza le da con la palma de su mano. No lo suficientemente fuerte como para que siquiera llegará a doler, pero si lo necesario para dar una advertencia más fuerte que su primer caricia. Obviamente la comisaria no está aprobando del todo la actitud que está teniendo su hijo varón en esos momento.  –Allan, no seas maleducado. El joven está herido ¿y tú te presentas así? ¡Ah…!- Suspira con cierto agobio en sus últimas palabras, con un poco de pena en su rostro. Más se compone rápidamente cuando tras liberar ese aire de sus pulmones, recobra su sonrisa y su temple cálido y amigable.

-Perdónelo, pero a veces tiende a hacer esas bromas de mal gusto… Soy Credens Justitiam. Puedo asegurarle que no le haremos daño.- Diría, volviendo a sujetar con ambas manos la canasta donde llevaba varias botellas, a la vez que hacia una pequeña reverencia con el extraño. Una vez concluida de momento su presentación, Allan cuestiono sus acciones en ese lugar. No era algo que iba a dejar por alto, pues desde hace unos momentos que ella ya divagaba con respecto al destino que este viajero iba a tomar. Simplemente su corazón no podía dejarlo solo en una situación así. Aunque tampoco podría planificar demasiado, pues al no conocerlo, tampoco sabe que rumbo en realidad planea el mismo tomar, y adelantarse a los deseos personales es algo que ella no haría. Tras pensarlo unos segundos, decide primero cerciorarse de algo que venía sospechando.

-Joven, ¿Por casualidad es usted de Kaldim o sus alrededores…? –
Consulta calma, sin perder esa postura recta que la caracteriza. Podría sonar un poco invasiva esa pregunta, así que pasa a dar las razones por las cuales ella considera eso, o le hace sospechar al menos. –Verá… No soy nativa de aquí en realidad… Provengo de Paradisso, y más de una vez mi pueblo estuvo en contacto con mercaderes de Kaldim… No entiendo la lengua de ese lugar, pero creo recordar que usaban expresiones así… ¿Ma saranas…?- Diría tratando de recordar una de las expresiones usadas, pero no con mucha claridad. Quizas tambien con un poco de vergüenza pues sabía que probablemente la había pronunciado mal. Capaz si se la hubieran dicho unos treinta años atrás respondería con mas fluidez. Después de todo, dentro de las tantas tareas que llevaba en sus espaldas, parte de ellas era a veces cuidar la frontera de Paradisso con otros colegas para evitar la entrada de cosas que pudieran considerarse prohibidas dentro de los dominios del reino.

-Ah… Ayudaremos al joven si nos puede confiar su destino final… O su propósito. A menos que estés pensando que de momento seria más adecuado invitarle algún bocadillo por si tiene hambre.-
Le contesto a su niño, ahora mucho más relajada que hace unos instantes en donde su mirada dorada desaprobaba las palabras que su Allan había usado para expresarse en esta ocasión. Sin duda alguna, mucho tiempo con su padre era un riesgo; no podía evitar pensar que obviamente heredo o aprendió algunas de sus actitudes hurañas.
avatar
Credens Justitiam

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Aghenor el Dom Mayo 17, 2015 3:06 pm

Los ojos carmesís del joven se posaron en el joven muchacho que no paraba de hacer preguntas, que solo lograron sacarle una carcajada cuando la madre por fin terminó regañándole por su comportamiento –No debe ser tan estricta con el pequeño Len, bella joven- le sonrió a la madre usando nuevamente su dialecto nativo refiriéndose al niño –su comportamiento es normal para un joven, además son signos de que crecerá con una personalidad fuerte y digna… solo debe asegurarse de crecer con un conocimiento acorde a su comportamiento o quedara con el paso del tiempo en ridículo- hablo con experiencia, recordando lo inmaduro que era cuando tenía más o menos la edad del chico presente –Posiblemente tengas razón Len, tal vez los dioses me tengan cierta estima y por eso sigo vivo, aunque creo mas en que mi habilidad ayudo mas que el aprecio de las deidades- su mirada se paseaba entre ambos detallando un poco de cada uno –Como dice tu madre, pertenezco a las lejanas tierras de Kaldim, no me he perdido, vine aquí por mi propia voluntad deseando conocer un poco de este terreno tan oscuro y raro… es en cierta forma molesto saber que el astro sol no brilla en este lugar… pero aun asi deseaba conocer mas de aquel que una vez logro destruir mi reino- comento tranquilo y sereno mientras sus ojos se paseaban por el cielo nocturno.

Le pareció curioso que no captaran su presentación desde un principio pero al final una mueca entretenida se dibujó en su rostro al captar lo que pasaba, realmente todo había sido su culpa, su apellido al final también era de sus lejanas tierras, no se podía esperar que otros se den cuenta de aquello –Oh, pero si me presente con anterioridad, pero me asegurare de hacerlo más a su estilo, mi nombre es Naharis, Aghenor Naharis para ser exacto- les sonrió –Me disculpo, no buscaba confundirles al no decir mas que el nombre de la familia donde nací, Allan…Credens–detallo a la chica con cierta picardía pero rápidamente volvió a verles a ambos –Un placer conocerles-  hizo un sutil movimiento de reverencia en modo de saludo –La verdad, por ahora no me caería mal el descansar, si quieren hablemos mientras me recupero espero puedan contarme algo mas sobre este lugar, ciertamente es un lugar con demasiadas anécdotas que deseo conocer bastante afondo… no se lo tomen a mal, solo soy un viajero que disfruta de recolectar conocimientos– no mentía, aun cuando era un buen guerrero su mayor pasión siempre fue aprender mas del mundo, duro largos años conociendo mas afondo sus tierras, ahora si deseaba tomarlas, primero debía crecer como guerrero y al mismo tiempo crecer en conocimiento.
avatar
Aghenor

Mensajes : 16

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Allan Nicholas el Miér Mayo 27, 2015 9:51 pm

Para resumir la actitud de Allan, cualquiera puede hacer alusión a su atrevimiento en vez de su curiosidad, porque son sus palabras lo que primero sale a notar de su actitud en lugar de la verdadera necesidad por incrementar su conocimiento académico o arcano, en busca de algo que pueda resultarle interesante en lo extranjero o en lo misterioso, mágico o no, siempre y cuando lo mantenga con toda su atención a la persona o a la historia.

Cuando su madre lo reprende con su habitual suavidad condescendiente –algo muy distinto a su verdadero enojo- Allan sonríe sin sentir ni un poco de dolor, de hecho es tan encariñado con la figura de Credens que el mínimo tacto ya le produce felicidad. Es obediente, detiene su interrogatorio, se dedica a escuchar por ahora y atender a la sabiduría que puede absorber de los diálogos que salgan de quienes vienen de las tierras del este.

Ya sabía con anterioridad que su madre era proveniente de Paradisso, algo de lo que no le gusta hablar, una época que según ella prefiere dejar en el pasado y, de ser posible, en el olvido. Allan sabe que las cosas no se olvidan del todo, siempre hay algo que traiga de vuelta los recuerdos, malos o buenos, con o sin intención. El heredero baja la vista un poco, no por pena, sino porque le causa mucho interés el otro continente, pero por muy atrevido que es, no puede forzarse a preguntar tal cosa a su madre.

- ¿Len? ¿Quién es Len? ¿Te recuerdo a un hermano o compatriota? – Allan ríe al escuchar la justificación del hombre. Aghenor Naharis, lo que se puede esperar de alguien que viene de la tierra de desiertos dorados, es alguien bastante interesante, tanto por sus motivos como por sus búsquedas. Un cazador de anécdotas, tal como lo es el propio heredero.

- Los aventureros se supone que tienen mas que contar en lugar de lo que tienen para escuchar. Supongo que podemos llegar a un acuerdo, tú nos cuentas de ti y nosotros te contamos de aquí. Tenemos tiempo, no es como si vayas a sanar de inmediato – Allan asume de nuevo su postura de ventaja sobre el extraño, se sonríe con malicia, a la expectativa de una historia que lo haga soñar despierto.

- Ah, recomiendo que deberías aceptar la ayuda de mi madre. Su buen corazón y su postura en el ejército te pueden ayudar ahora que se ha ofrecido de buena voluntad. No es como si fueras a levantarte ahora, no serías muy difícil de atrapar para algún mago loco - No es que quiera asustarlo con algo irreal, por muy sonriente que esté el muchacho, en verdad le dice algo muy cierto, no es raro que hechiceros dementes salgan a cazar heridos para sus propios fines.

- Pero dejemos eso de lado, empieza contándonos de ti, luego contemplaré sobre hablarte acerca de mi, o si tengo suerte, evitar eso y hablarte de Kil'daggoth - Allan no tiene vergüenza de hacer esos comentarios, a lo mucho su madre lo asociará con travesuras mínimas que ha cometido. A los ojos de ella no hay un niño inocente, pero tampoco sabe la clase de persona que puede llegar a ser.
avatar
Allan Nicholas

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Credens Justitiam el Jue Jun 25, 2015 11:19 am

De cierto modo era reconfortante encontrarse con alguien como lo presumía ser el joven Aghenor. Teniendo en cuenta de donde prevenía, y la edad que uno podría arriesgarse a adjudicarle, seguramente había tenido que lograr soportar lo que la guerra implicaba. Siendo un lugar curioso el donde ha venido a hacer más profundo sus mares de conocimiento: Kil´Daggoth, reino que ha destruido al propio Kaldim con la saña que solo los magos y hechiceros desquiciados que aquí puede hallarse. Un leve dejo de tristeza se hace eco en sus ojos por un segundo al solo pensar que ha sido Al-Hazred también en parte, responsable de la ruina del país vecino. No obstante, y aunque mucho se haya hablado en su momento de lo acontecido, puede entender perfectamente las motivaciones de su esposo. En la guerra no se trata sobre quien tiene la razón –pues puede haber razones igual de validas en cualquier ámbito, la mayoría de las veces-, sino de defender lo que uno pertenece y lo que ama. Su amado Al-Hazred solo se había visto en la obligación de proteger a su reino de la amenaza declara de destrucción del otro lado del mar. Si deseaba ser un poco mas agradecida, debía tener en cuenta que volviendo de su expedición bélica, fue donde precisamente la encontró y le salvo la vida.

Suspiro y negó con su cabeza como bien su retoño comenzó a hablar de nuevo. Sin duda tenia la malicia de su padre al lograr hacer “tratos” tan rapidos como el embajador.

-Si desea informarse sobre lo que respecta a Kil´Daggoth a fondo, en todo caso siempre es recomendable ir al Relicarium, la biblioteca que posee la mayor información sobre todo lo curioso que acontece en nuestro reino…. Vaya, es hasta una casualidad bastante fortuita que mi pequeño Allan ayude en ese lugar, ¿Verdad?-
Comenta mientras sonríe nuevamente y una suave caricia cae en uno de los hombros de su único hijo varón. Siempre calma, como está acostumbrada a mostrarse, analiza mejor el estado del agua y con discreción el de las heridas del joven que ahora se esta recuperando. Si, definitivamente iba a tardar un poco mas para que seguramente se encontrara en optimas condiciones. Lo compadece un poco por haber caído en un lugar que puede ser tan agresivo para los que no tienen idea de nada, como bien lo supo ser ella.

Se cruza de brazos mientras su expresión se torna un poco afligida. Ahora ya no portando la imagen casi juvenil que siempre encarna, sino una mas propia de lo que es, firme y con seguridad que una madre muy recta otorga, insiste. –Realmente me preocupa que no tenga donde parar luego de que nos vayamos. ¿Está seguro de no aceptar mi oferta? Podría incluso encontrar así a personas que puedan guiarlo mejor en sus propósitos… No considero que logre hallar a quienes les convendría encontrar sin una guía adecuada. – Añadió preocupada.
avatar
Credens Justitiam

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo sobre un territorio nuevo (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.