Últimos temas
» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 11:18 pm por Invitado

» Euphir Virietum « NORMALES » —Cambio de botón.
Sáb Ago 01, 2015 6:31 pm por Invitado

» Lost in Translation (libre)
Sáb Jul 25, 2015 11:56 pm por Aeolos Sakya

» Destiny Gates {Afiliados élite, cambio de botón}
Vie Jul 24, 2015 4:14 pm por Invitado

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (normal)
Jue Jul 23, 2015 4:38 am por Invitado

» Tan solo una sonrisa
Miér Jul 22, 2015 7:00 pm por Lawrence Shipty

» How to get away with murder in vacations.
Vie Jul 17, 2015 6:22 pm por Eon Terrä

» Asuntos de familia (Y sus invitados)
Vie Jul 17, 2015 12:00 am por Rhiannon

» ¿¡AH SI!? [Hiroki]
Miér Jul 08, 2015 3:41 pm por Katsuko


Tan solo una sonrisa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Vie Abr 17, 2015 9:38 pm

Era de tarde. El sol estaba acostado sobre el horizonte, amenazando con irse dentro de poco.
Un joven portador de un bastón en su mano, se paseaba por lo que era un "museo" aunque realmente dicho lugar era residencia de los herederos a la corona en lo que era el reino de "Miryathir", podía recordar claramente la primera vez que visito este lugar. Para ese entonces tenía tan solo 15 años.
El señor que cuidaba de él lo había llevado a conocer más acerca de la historia de lo que era el mundo en donde osaba con vivir. Cada detalle que vio en ese tiempo, seguía existiendo vividamente en la cabeza de este joven ciego. ¿Qué hacia ahí?, te preguntarás. No era más que un simple paseo que hacia de vez en cuando, solo para volver a encender la llama que mantenía vivos sus recuerdos y no olvidar ni un solo detalle. Con su bastón, tanteaba el camino frente a sus pies cuidando de no golpear o tropezar con alguien. Así estuvo hasta que el camino que estaba trazado en su memoria culminó. Bien, ¿Y qué hará ahora? Lo mejor sería darse la vuelta y volver por donde vino, pero no, dado a su personalidad tan curiosa y terca, decidió seguir.

Con pasos desconfiados y algo temblorosos, llegó a lo que era un jardín. ¿Como podía saber que el lugar en donde estaba era un jardín?, sencillo, el olor a pasto y flores lo hizo caer en cuenta inmediatamente. Colocó el bastón frente a el y lentamente bajó el pequeño escalón que separaba el pasillo del jardín. Apenas la base del bastón se hundió un poco, pudo predecir que ya estaba caminando sobre el jardín. Soltó un suave suspiro apenas sintió como la brisa acariciaba sus sueltos y morados cabellos, esta brisa ocasionó que se escuchara el crujir de las hojas. ¡Genial, un árbol!, pensó para sus adentros, no había nada mejor que recostarse bajo uno e ir trazando el camino que descubrió en su cabeza para una visita futura.

Con pasos lentos, fue aproximándose hacia donde escuchaba venir el crujir de las hojas. Se detuvo apenas su bastón chocó con algo sólido, alzó su mano y con esta tocó aquello que estaba frente a él, sin duda era el tronco de un árbol y no uno cualquiera, si no mal recordaba era un roble. Si que lo era. Con sus dedos fue acariciando la rústica madera, asegurándose de lo que era o no.

—Si, eres un roble. — Murmuró mientras posaba completamente la palma de su mano sobre la madera. Ahora con más confianza intentó caminar al rededor del árbol, simplemente para ver de qué ángulo la brisa llegaba mejor. Pero su tarea se vio interrumpida apenas tropezó con el hombro de alguien, aparentemente más alto que él. — Ah, perdóneme...yo no sabía que había alguien aquí. — Se disculpó mientras retrocedía un par de pasos y se frotaba la frente.

Era extraño, si hubiera alguien ahí ya lo hubiera sentido, pero tal parece que no fue así.
Apartó su mano del tronco del árbol y nuevamente utilizó su bastón de apoyo. — Disculpa el que lo pregunte pero... ¿quién es usted? — Temía que el que estuviera frente a él fuera alguien agresivo. En más de una ocasión había pasado algo similar y terminaba metiéndose en una pelea. Era increíble la cantidad de gente que formaba un drama por un simple tropezón.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Lun Abr 20, 2015 1:22 am

Normalmente por las tardes es cuando más inspiración puede encontrar. ¿No sería mejor  apreciar el color de su jardín con los primeros rayos de sol? No… Obviamente seria lo normal el apreciar el rojo de una rosa con el primer destello de un sol; mas si este se ve opacado por las constantes nubes que en ese país completamente poluto. Es a la tarde cuando las fábricas cierran, haciendo que chimeneas dejen de expulsar humo y vapor, cuando finalmente tras un viento generoso que disperse las nubes, que los últimos rayos de sol llegan a sus aposentos.

Y ahí se encuentra el, dando un paseo para constatar la salud de todas las planas que están a su cuidado. Plantas que ha de cuidar como si se trataran de su familia, o al menos las ultimas reminiscencias de lo que ella quedan. Quizás las cosas no se aprecian mejor con falta de iluminación, pero el desenvolvimiento que tiene en su jardín lo hace hábil en saber cuándo una planta está enferma. El tocarlas, el olerlas, es a veces más útil que el solo deber mirarlas.

–Ah… ¿Cuántos años serán necesarios para que puedan crecer hasta finalmente tocar el cielo…? Aunque no me puedo quejar… Han vivido casi lo mismo que yo, y puedo ser testigo de que han brillado más veces que mi persona… En cada primavera, en cada verano… Y en cada otoño donde mueren lento para nuevamente reviven pasado el invierno…- Piensa contemplando algunos árboles, suspirando profundamente mientras su mirada verde pasea con pasividad sobre los arbustos lejanos que delimitan el patio del castillo de hierro. Irónicamente los mismos cimientos de su castillo han sido la razón por la que las plantas pudieran crecer con tanta fuerza. Ese hierro las alimenta…

No obstante, hay algo que allí ha crecido mucho antes de que este castillo este terminado. O eso al menos esas palabras ha sabido rescatar en el bello recuerdo de su madre, cuando el aun siendo un niño jugaba por ese lugar. Ahí estaba, implacable, hermoso y fuerte, como siempre lo fue, y aun a pesar de las tragedias que ha presenciado, lo sigue siendo.  Acercándose finalmente a el, ha de reposar a centímetros de su tronco, parado firme, aparentando ser un árbol… Un roble… Fuerte….

Eliseo ha de cerrar sus ojos, evocando sonidos de su infancia, de risas, de bailes e historias que aun desea recordar bajo esas ramas, que tantas veces le han acogido en pequeñas meriendas. Una melodía se manifiesta en sus memorias, cuando finalmente la obra es interrumpida. Un sonido de teclas rudas ha de poner final a toda su nostalgia, cuando rápidamente gira al sentir que algo ha golpeado contra él. Se trata de un hombre, que ha retrocedido frotándose su cabeza por el impacto. Seguramente le ha de doler, pues a pesar de no ser alguien que destaque por su físico, entiende que su cuerpo es robusto y duro.

-Discúlpeme buen hombre, ¿Le he dañado?- Pregunta, intentando acercarse un tanto preocupado. Mientras lo hace, intenta reconocerlo, pero lamentablemente no puede verlo directamente como quisiera; aunque debe admitir que no se parece a nadie que haya conocido antes. Sorprendido se ve entonces, cuando el mismo pregunta su nombre. Casi sobresaltado, su pecho se infla en un respingo bastante contenido. -¡Ah, perdone! Mi nombre es Eliseo Toscana…  Encargado general de la fortaleza de hierro, a su servicio. - Responde, haciendo una sutil reverencia a su interlocutor, del cual aunque desconoce su nombre, no pretende ser menos cordial en su trato. Después de todo, podría tratarse de alguien que se ha perdido, y en un despiste ha chocado con él. Por supuesto, es algo que pretende averiguar en ese momento. -¿Necesita que lo guiará hacia algún lado señor…? Los visitantes no suelen pasear mucho por estos jardines, más aun con la penumbra sobre nuestros hombros. Las flores ya se han dormido, y no queda otra cosa que disfrutar salvo la brisa que trae la fuente del jardín.- Comenta, cortésmente con una suave y amable sonrisa.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Lun Abr 20, 2015 11:23 am

— No, sólo fue un tropezón. — Murmuró al mismo tiempo que buscaba sentir a cuanta distancia estaba del joven.
Podía presumir que era alto y posiblemente más joven que el. — Descuida, no hay problema con eso. Mi nombre es Lawrence Shipty, un gusto. — Y como era de costumbre, todo lo que salía de su boca eran susurras y murmuraciones que la mayoría nunca terminaban de escuchar bien. — No, estoy bien, aún recuerdo perfectamente este lugar. — Hizo una pequeña pausa a su vez que pasaba su bastón de su mano derecha a su izquierda. — Simplemente mis recuerdos terminaron hasta cierto punto y después quise aventurarme por los pasillos a ver que encontraba, mis más sinceras disculpas. — Hizo una leve reverencia, temiendo por volver a tropezar con el muchacho de nuevo. — ¿Tan tarde es ya?, vaya, yo juraba que apenas estaba atardeciendo. — Soltó una suave risita en forma de suspiro. Debido a que la brisa soplaba con insistencia, Lawrence se vio en la obligación de recoger su cabello con un listón negro que siempre guardaba en el bolsillo de su pantalón.
— Bueno, sólo sentiré la brisa un rato más y después me iré. — Murmuró mientras recostaba su espalda en el tronco del árbol..



—No quiero sonar mal educado o algo por el estilo pero, ¿estuvo llorando?, su voz suena con un dejo de tristeza y eso me da la impresión de que lloraba. — Ciertamente. La amabilidad del contrario solo hacia que sonara más melancólico de lo que ya de por si se escuchaba. Sabía que se estaba metiendo en donde no debía, pero a veces su curiosidad le dictaba con mano firme lo que debía hacer y él rápidamente cedía ante estos.

Si tan sólo pudiera ver una vez más. — Otra vez uno de sus más deseados e inalcanzables deseos lo atormentaban, ni sabía por qué pensaba en ello ahora, quizás solo quería volver a experimentar la sensación de ver a alguien directamente a los ojos y poder descifrar todos esos sentimientos albergados tras esas puertas de cristal que siempre piden ser rescatadas. Pero eso nunca se haría realidad, estaba consiente de ello.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Mar Abr 21, 2015 10:47 am

Tras su cordial saludo, Eliseo se irguió nuevamente, adoptando esa postura tan señoral y firme que lo caracterizaba. Miro al hombre, que contesto para sus adentros, prácticamente murmurando. El joven no pudo más que enarcar suavemente una ceja, intentando darse una idea de lo que podría haber respondido. Por suerte había bastante silencio en el lugar dentro de lo que uno puede considerar calmo en la fortaleza, y creyó por un momento entender lo que había respondido.  Lo que si debe de admitir, que lo que más le costó decodificar fue lo que aparentemente dio como su nombre… Law…Lawrence… ¿Shifty? ¡Ah, que incordio no haber estado más atento! Si debiera referirse a el, intentaría simplemente evitar su apellido para evitar algún papelón por no haber oído bien. Consideraba un poco rudo el volver a preguntar su nombre, aunque seguramente aludiría a un olvido para preguntárselo nuevamente, de ser necesario.

-Un gusto Señor….. Señor.- Respondería, dubitativo primero, pero firme después. Pasaría a oír con más atención sus motivos, lo cual los encontraría, por lo menos, curiosos. Es entonces cuando capta el detalle del bastón que lleva entre sus manos. El mismo se pasea de su diestra a zurda con particular habilidad. ¿Mas porque alguien de apariencia tan jovial debería de usar uno de aquellos? Fue en ese preciso instante cuando busco de manera discreta sus ojos con mas sigilo, hallándolo cerrados… Ahora todo tenía sentido, si es que podía tener interpretaciones rápidas sobre quien hablaba. No resultaría raro que en realidad estuviera tratando con un hechicero el cual paso su sentido de la vista a un familiar mágico, u otras maneras mucho más bizarras de ver.  Algo innecesario en muchos sentidos, pero la sutil demencias de otras culturas lo encontraban altamente práctico. Obviamente no se atrevió a cuestionar la verdadera naturaleza de su interlocutor de ningún modo. Seria descortés en muchísimos sentidos.

-Bien señor…- Diría, con un tono un poco calmo, aunque con un hilo de duda que se ensanchaba de a poco. Eliseo recargo su mentón sobre una de sus manos mientras que usaba su brazo como soporte para darle esa pose pensativa. –Si necesita algo, por favor no dude en alzar la voz para llamarme. Permaneceré en el jardín unos momentos más.-  Añadiría, pues en parte le preocupaba que su invitado pudiera perderse como así también, en realidad le faltaba revisar del todo a las plantas. Aunque sin poder darse vuelta para seguir su rumbo, la voz del visitante resonó nuevamente.  Decir que lo dejo duro por unos segundos que parecieron eternidades, realmente  fue poco. La pregunta lo había descolocado, por no decir que sencillamente sacudió desde el centro de su alma hasta el pensamiento mas profundo que podría guardar en su memoria.

-¡Ah, en lo absoluto señor...! Mi voz… Es naturalmente así. Yo soy naturalmente así… Solo estaba recordando algunas cosas que viví en el jardín. Capaz por eso mi voz se malinterpreto. –
Se excuso rápidamente, con una sonrisa bastante pronunciada en su rostro. Quizás no la vería, pero tampoco admitiría que se sentía débil por los recuerdos que constantemente lo asaltaban. No era una actitud tolerable de un anfitrión. Buscaría cambiar de tema, si es que no le dejaba otra salida.

-¿Usted desea saber o necesita algo mas…?- Preguntó como si no hubiera hecho mención jamás a lo que anteriormente dijo.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Mar Abr 21, 2015 1:43 pm

Por un momento levantó sus parpados, se podía jurar a la vista de cualquiera que el de mirar carmesí había hecho contacto visual con el más alto por encima de sus gafas oscuras.
Era claro que lo que había escuchado no se lo había tragado por completo. — No realmente, muchas gracias por tu atención mi estimado. — Momentos después entrecerró sus ojos y “apartó” su mirada, aunque Lawrence no sabía qué era lo que estaba mirando realmente.

Inhalo con algo de fuerza, expulsando el aire por la nariz momento después, hacia un largo tiempo en que no experimentaba un aire tan puro como este. — Dime, ¿tú cuidas de este jardín? — Preguntó curioso. Se apoyó de su bastón y lentamente se fue arrodillando de espaldas al árbol.

Lugares como estos le recordaban esas épocas en donde jugaba a las escondidas con su “padre”, puede ser que el señor nunca le dijo, pero siempre estuvo consiente de que él no era su verdadero padre. Al final, cosas como esas ya no son  relevantes para él, solo cosas que pasan y ya. Dejó su bastón a un lado y con la palma de sus manos comenzó a jugar con el suave césped que crecía en ese mismo lugar, intentando memorizar y crear recuerdos como lo eran en la realidad en donde poseía el sentido de la vista. No era tan fácil el crear con tu mente el césped y tu entorno, por eso, solo colores y sensaciones ocupaban ese espacio.

[PD: Notece que aún no estoy adaptada a hacer respuestas extensas y se me es algo complicado seguir la linea, pero prometo ser más extensa con la siguiente respuesta. Gracias <3 ]
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Vie Abr 24, 2015 12:20 am

Quizás no estaba preparado, o simplemente se impresiono un poco. Sea cual fuera la verdadera respuesta, de la cual no trataría de dar muchas explicaciones ni ahondar más, se puede decir que Eliseo se asusto. Solo un poco, como en esas ocasiones en lasque un azulejo desnivelado casi te hace dar una corta (y los casos menos benevolentes, vergonzosa) visita al piso. Una ligera sensación de incomodidad atravesó su piel, pero se fue tan breve como llego.

No podría negar que la mirada carmesí que llego a visualizar por sobre las gafas oscuras del visitante lo impacto un poco. Aunque el color no era realmente lo que impacto, sino la severidad con la que pudo haber interpretado a la misma. Obviamente su respuesta fue tan contundente que no le dejaría malpensar otra cosa. Un poco cohibido, no pudo más que sonreír de manera amable, disponiéndose a despedirse. Se inclino levemente luego de que el “contacto visual” se perdió, pero su reverencia se detuvo tan pronto se hizo un amague.

-¡Oh, sí! Soy el encargado desde hace algunos años del jardín… Aunque cuando llegué parecía más una selva que se estaba muriendo que un jardín como tal…-
Respondió, mencionando con ligero añoro aquel momento al que se refería. Ciertamente desde su exilio que pocos recordaban hasta el momento en que Phyrexis Irons volvió a abrirle las puertas a la Fortaleza de Hierro, el jardín de lo que antiguamente era el palacio real, fue el más sufrió. Como era de esperarse en una metrópolis como Miryathir tenía más herreros que gente que supiera de botánica.  Solo en las partes alejadas de la capital y en la periferia del país había plantaciones y demás producción de recursos alimentarios, que debían repartirse en todo el reino. Eliseo lo había mejor que nadie, porque muchos años paso justamente en esos sembradíos para poder comer y tener donde dormir. Seria allí donde justamente aprendió a atender a una planta, y curarla si esta notaba signos de debilidad.

-¿Cuándo visito por última vez el jardín? Quizás podría guiarlo por los nuevos caminos que se hicieron. No quiero sonar vanidoso, pero he logrado rescatar bastantes porciones del jardín… A pesar de que algunos si se fueron en pos de la funcionalidad de algunas nuevas expansiones que se hicieron para aulas y sectores del museo… - Le comentaría como una propuesta bastante interesante. No quería sonar negativo, pues consideraba que ahora realmente la Fortaleza estaba siendo usada de manera productiva. Ciertamente mucho cambio, mas algunos de los arboles, y una que otra planta había logrado sobrevivir a las refacciones que la gran administradora dispuso en el lugar. No obstante, aun se guardaba cierto aire de lo que alguna vez el mismo jardín fue, todo gracias a los rosales y robles como ese en el cual compartían esa charla, que permanecían en su lugar.

Spoiler:

No te hagas problema por la extensión en lo absoluto. Hazlo como mejor te salga, no te sientas presioanda de ningún modo coffsalvo por las regla del minimo de lineas, pero luego haz las cosas como te sientas mas comoda coffcoff  Yao Ming .

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Vie Abr 24, 2015 12:22 pm

—Hiciste un buen trabajo a mi parecer. — Respondió con una pequeña sonrisa en sus labios. Ladeó ligeramente su cabeza hacia el sentido en donde estaba el chico, para poder escuchar mejor lo que decía y poder responderle inmediatamente.


¿Cuánto tiempo había pasado ya?, uno, dos, quizás hasta tres años desde que mantuvo una “conversación” con alguien además de sus amadas y fieles serpientes, las cuales lo apoyan día a día, son las únicas con las cuales puede pasar cada día de su miserable y patético existir. Después de todo ¿quién quiere a un ciego en su vida?, solo sería una carga.
Cuando el joven preguntó acerca de cuando fue su última vez en un jardín lo interrumpió inmediatamente. — Hace 12 años y 15 días. — Mencionó aquello con tranquilidad, para después agregar. — La primera vez que estuve acá nunca vi un jardín, así que ahora mismo lo estoy conociendo un poco. — Con sus manos empezó a jugar un poco con el césped, cuidando de no arrancar ni una sola hoja. — Esa propuesta me parece maravillosa, me gustaría verlo. — Carraspeó un poco con su garganta para poder disfrazar la nostalgia en su voz que había provocado unas simples palabras. — Dime, ¿las flores que tanto cuidas son tan bellas como me lo imagino? — Preguntó resignado a recibir una respuesta por parte del más alto. Apoyó la base de su bastón en la tierra para luego impulsarse y de una levantarse, tambaleando un poco.

Con su mano derecha se quitó los restos de tierra y césped del trasero que posiblemente le había quedado, se giró hacia donde podía sentir la presencia del muchacho y murmuró. —
Bien, ¿por qué no vamos y me deslumbras con tu arte? — Y con arte se refería a esos pequeños lugares que el chico afirmaba haber cuidado y salvado.

Spoiler:
¡Muchas gracias, hago mi mejor esfuerzo! :;D<3:
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Mar Abr 28, 2015 4:13 pm

Obviamente el mejor trato es lo que debes recibir todos los visitantes que llegaran no solo a la Forteleza de Hierro, sino a la misma Miryathir en general. La Administradora del país había dispuesto una meta que en realidad le parecía bastante loable: no solo lograr que sean conocidos por su producción y avances tecnológicos, sino volverse atractivos para un público diferente: turistas. Si alguien prefería visitar Miryathir por sobre otro lugar, es porque definitivamente la gente estaba mas a gusto allí que en sus respectivos hogares. No solo era un logro que influía en su tan eficiente economía, sino que indicaba un poco mas. Que ese lugar era preferido antes que lo nativo; por lo tanto habría menos resistencia si eventualmente hubiera planes de expansión cosa que en realidad era muy factible mas aun hablando de Phyrexis Irons.

-Vaya, es usted bastante exacto…-
Comentó un poco anonadado, mientras caminaba aun mas cerca de su invitado. Ciertamente son pocos, o bastantes años según se le mire. Mas Eliseo si bien estaba ya hace mas de 12 años, aun no fue hasta hace 10 años que empezó a tener un poco de poder de decisión con lo que antes eran los terrenos del Palacio Real de la monarquía. Muchas cosas se habrían cambiado desde que entre sus tarea de guía de los museos, también se le añadirían como cuidador paisajístico del jardín.  

-Creo que las flores que tiene este jardín son realmente bellas.  No solo son flora propia de esta región, si no que también se han logrado añadir de otras especies un tanto más exóticas, siempre intentando que sean inofensivas pero bellas. Durante la primavera se puede disfrutar de la variedad de aromas y colores con más intensidad que el resto del año, por supuesto.  – Explica de manera prolija, mientras va pensando por donde seria mejor tomar un recorrido para el señor Lawrence. Obviamente, no se trata solo de caminar, sino de “mostrarle” las refacciones que se han hecho. Un reto, considerando las capacidades diferentes que de momento asume que tiene, pero no imposible del todo. Aun si no mal recuerda, algunas flores traídas de la vecina Kil´Daggoth tienen las propiedades de permanecer abiertas durante las noches, como así también otros especímenes de Gard que toleran con bastante fortaleza el frio.

-Por favor Señor Shipty, ¿Puede seguirme o preferiría que le de mi asistencia…?-
Pregunta, acercándose a una distancia en donde fácilmente podría encontrarlo por medio de su voz. No quiere sonar desconsiderado de modo alguno, pero tampoco querría que por azares del destino su invitado tuviera alguna caída y se llevará un mal recuerdo de su visita.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Jue Abr 30, 2015 12:57 pm

- Eh de admitir que su excelencia ah hecho muchos cambios durante estos últimos años.- Comentó al aire al mismo tiempo que colocaba el bastón frente a su cuerpo, para empezar a tantear su camino y poder seguir al más alto.- No gracias, yo puedo solo.- Le respondió muy seguro. Era terco, odiaba que le dieran ayuda por su discapacidad.
Le encantaba el que el joven se tomara el tiempo para describir cada detalle que conformaba parte ese jardín, gente como esa debían ser premiadas por su bondad y amabilidad.- Ahora que lo pienso, aquí en Miryathir la botánica es un trabajo poco común, considerando que es abundante en hierro y minerales.- Nuevamente, comentó al aire.
Su bastón de vez en cuando tropezaba contra los talones ajenos, Lawrence simplemente murmuraba un lo siento y procuraba guardar distancia para no repetir ese accidente de nuevo.

Por medio a las descripciones que el joven le daba, su mente comenzó a generar hondas de colores en representación a las flores y arboles.- Deberían considerar la idea de poner, no sé, animales pequeños para hacer que todo luzca más natural. Pájaros, conejos y demás, no lo sé, solo es una opinión.- Sugirió en voz baja, rascándose la nuca de forma disimulada.
Comenzó a jugar con el borde de sus guantes en señal de que algo le inquietaba, quizás era por la estúpida sugerencia que acababa de hacer.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Miér Mayo 06, 2015 10:27 am

-Bueno, ciertamente es un trabajo que no se consideraría verdaderamente productivo en estos lugares. La gente tiende a pensar que es más indispensable  un ingeniero que alguien que sepa de que se enferman los arboles, pero yo no lo considero así. Es más, todo lo contrario si debo opinar.- Comenzó explicando, sin darse cuenta de cómo la conversación empezaría lentamente a ser totalmente acaparada por él. Quizás una mala costumbre, o una clara muestra de lo que implica muchas veces estar solo, y solo repetir cual condenado los monólogos explicando una y otra vez sobre la historia de su país y como se llego a dar la revolución tecnológica dentro de lo que era antes una capital promedio; donde el hierro simplemente servía para joyería y armas. Suspiro, sonriendo suavemente mientras observaba a su jardín. No tardaría mucho para que los faroles ubicados estratégicamente por los senderos prendieran sus luces y comenzaran a iluminar las plantas. Parecía que esta misma luz también había acostumbrado a algunas flores de Kil´Daggoth a ayudarles a despertar para poder levantarse de su letargo, y ayudar a su modo con la iluminación. Finas fibras vegetales iluminaban con una intensidad suave pero con una luz maravillosa pues esta tenia los tonos de las flores en si, mas el clásico verde producto de la clorofila que pasaba en sus “venas”.

-Quizás lo haya notado ya señor, pero… ¿No es un alivio tener un pequeño pulmón verde en semejante ciudad? En esta zona se puede apreciar más de una brisa fresca y de un aire quizás un poco mas limpio. La constante fabricación hace que el aire se vea bastante contaminado por torres de humo. En este lugar quizás aun se siente, pero no es ni una fracción de la espantosa peste que hay cerca de los puertos. Realmente sería necesario plantar mas arboles en todas las zonas urbanizadas para tratar de limpiar el aire en lo que los alquimistas buscan una manera de producir sin contaminar tanto….- Comento, callándose abruptamente. Sin notarlo, había estado hablando demasiado. –Perdone, creo que me excedí con mis palabras.-Se disculpo un tanto avergonzado, pero manteniendo la renovada energía que le daba el poder hablar de eso que tanto le gustaba.

De pronto, una inocente pregunta lo tomo por sorpresa. Animales seria toda una cuestión. –Bueno, algunos pájaros han logrado hacer nido en los arboles… Algunos murciélagos también vienen de noche… Conejos lo veo un tanto más complicados… Al ser un hábitat artificial el que creamos, no habría depredadores y podrían multiplicarse de manera alarmante… No quisiera que un problema así implique tener que… Eliminarlos después…- Divago en voz alta con una postura pensativa. Mas unos segundos después cayó en cuenta que quizás lo último que había hablado no era tan discreto. No podía saber qué clase de persona era aun su visitante, y si podría tomar a mal la insinuación de una exterminación de conejos simplemente porque habían nacido de mas. Debería remediar el posible mal momento de alguna forma.

Busco con la mirada, hasta que la hayo. Acercándose a una de sus tantas plantas, encontraría un presente perfecto. Era una flor de Kil´Daggoth que si bien no brillaba, lograba atraer a los insectos con su dulce aroma para que la ayudarán de este modo a polinizar. La que acabaría recortando seria un retoño, pues normalmente los pétalos de las mismas tendrían el tamaño suficiente para lograr contener a un murciélago de ser necesario. Doblaría suavemente el tallo para no dañar demasiado a la planta, hasta que las fibras cedieron y se cortaron.

-Aquí tiene señor… Un pequeño regalo por su visita. La fragancia perdurara aunque los pétalos se hallen secos. Son bueno aromatizadores para ambientes.-

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Sáb Mayo 09, 2015 5:04 pm

Escuchaba con atención cada palabra que salía de los labios del joven, ciertamente su forma de expresarse era hermosa y muy directa, algo que pocas veces había escuchado por no decir visto.- No, está bien…es interesante lo que dices, sigue contando.- Murmuró con una pequeña y sutil sonrisa en sus labios.- Me eh encontrado con muy poca gente que logra apreciar y darse cuenta de las cosas como usted lo hace, aunque debo mencionar que tiene un excepcional sentido a la hora de expresarse y comunicar un objetivo con mucha claridad.- Agregó, se meció sobre sus talones cuando logró sentir que el joven había detenido su caminar para desviarse al jardín. Lawrence se mantuvo en su posición, esperando a que el joven regresara o le llamara.- ¿Es una flor?- Preguntó de manera incrédula mientras la tomaba con su mano izquierda, con sus pulgares palpó los pétalos de la flor que se le había entregado, su sonrisa se ensanchó apenas logró identificar qué flor era.- Hey, yo conozco esta flor…es de Kill’daggoth, no? – Preguntó mientras se la colocaba detrás de su oreja para adornar un poco su cabello.- Esto le encantara a Alexander.- Habló para si mismo como si fuera un niño que acababa de conseguir el regalo perfecto para su madre.- Muchas gracias…-Sonrió, esta vez de tal forma que mostraba parte de su blanca dentadura.- ¿Sabes?, a pesar de que yo me crié alrededor de estas flores…nunca supe como se llamaba esta en especial, ¿podrías decirme su nombre? –Preguntó con un cierto dejó de emoción en sus palabras, ese aroma había regresado a la vida ciertos recuerdos que alguna vez vivió.- Cuando eres, ciego los recuerdos se tornan en algo de sumo valor…- Murmuró, casi como si estuviera hablando para sí mismo.


Gracias a regalo tan hermoso, Lawrence decidió darle un pequeño detalle al joven Eliseo. Llevó su mano derecha al bolsillo de su pantalón y de este sacó un sencillo pero lindo colgante con una piedra de color lila en esta, tomó la mano del joven y la colocó sobre la palma de este.- Ten, es un pequeño agradecimiento por realizar un trabajo tan bien hecho.- Dicho esto, hizo que el muchacho cerrara la mano en forma de puño en señal de que ese era su regalo.

Spoiler:
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Mar Mayo 19, 2015 10:56 pm

-Oh, puedo asumir que usted es de allí entonces…- Menciona al entregar ya la rosa, pero ser cuestionado nuevamente. Eliseo sonríe suavemente mientras voltea a ver nuevamente la planta de la cual ha arrancado la flor para entregar. –Esta flor se llama “Alas de Hadas”. La trajeron de Kil´Daggoth hace un buen tiempo. Fueron de las plantas mas dóciles entere todos los especímenes que trajeron. No invadieron terreno de mas, ni mataron a otras plantas que no fueran de su región. Se adaptaron bien al cambio.- Comento, recordando de manera fugaz el dolor de cabeza que le había ocasionado la flora de ese país. De hecho, habría terminado decidiendo que muchas de las mismas eran completamente inviables para el poder cuidarlas junto a otras plantas, y antes que perder muchas otras solo por algunas, prefirió arrancarlas.

-En Kil´´Daggoth hasta las flores son difíciles de tratar. Esta planta fue de las pocas que aprendió a convivir con el resto. Y sinceramente me alegra bastante, pues perfuman bastante bien esta zona del patio, aunque son particularmente delicadas a la luz solar directa y al calor. Se las debe rociar con agua de manera constante para mantenerlas húmedas.- Seguiría hablando, hasta que se vio interrumpido por una acción de su visitante. Algo sorprendido recibió el pendiente en su mano, no sin antes ser asaltado ahora por la curiosidad. Tomándolo de su cadena lo alzo, inspeccionando la gema entre sus dedos. Un brillo particular y un color propio del reino vecino.

-Señor, muchísimas gracias por su atención… Pero a riesgo de sonar grosero, sepa que no es necesario el recompensarme por lo que hice. Este es mi trabajo después de todo.- Se excuso con un poco de pena. No era normal, por no decir que en realidad jamás le paso el que recibiera un obsequio alguno. Nadie se tomaba una molestia así, y mucho menos lo harían de pensar que él era en realidad el último heredero vivo de una corona más que muerta. Se encontró en un dilema, por lo que se tomo de la barbilla por unos segundos mientras pensaba. Tan rápido como se excuso, logro hallar un motivo para poder aceptar el regalo. Después de todo, este señor le había caído bien de una forma u otra.

-No obstante, podría aceptar su obsequio si usted acepta cenar esta noche conmigo. Verá… Normalmente no suelo tener mucha compañía fuera de los horarios de atención y acostumbro a comer solo. Cuando logro encontrar alguien con quien hablar es una grata sorpresa, y quedo en evidencia ahora como suelo rehuir nuevamente a la soledad.  Seria desfachatado y obvio, pero lo habrá notado. Me gusta hablar, pero no tengo con quien.- Lanzo el pequeño discurso, mientras que tomaba una pose mas erguida y noble. El señor Shipty no sería quizás un gobernante –o quizás si, quien sabría-, pero no por eso pensaba ser mas informal en su modo de pedirle cosas. Después de todo, capaz este hombre tendría mejores cosas que hacer que el cenar con un desconocido al que acababa de conocer.

-Claro, si es que no tiene otra actividad que le interese realizar….  ¿Acepta mi invitación?-

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Sáb Mayo 23, 2015 2:09 pm

Se mordió ligeramente su labio inferior al mismo tiempo que agachaba ligeramente su cabeza y ahogaba una suave risa.
Su mano derecha comenzó a jugar con la cabeza de su bastón, detallando con los dedos el dragón que había en este.- ¿Cenar? – Alzó una ceja mientras pasaba el bastón a su mano izquierda.

Esa propuesta lo había tomado por sorpresa, mucho la verdad. Era la primera vez que alguien le invitaba a cenar y no iba a desaprovechar esa oportunidad que se le daba a socializar un poco. Se encogió de hombros asintiendo con su cabeza.- ¿Por qué no?, me parece bien...- Aceptó, no perdía nada con intentarlo, quizás podría empezar una buena amistad con el joven.

- Solo…necesito saber una cosa, ¿no le tienes temor a las serpientes, verdad? - Solo quería prevenir accidentes, ya que…cierta serpiente se escondía bajo sus ropas y a veces tendía a salir de bajo de sus ropas para molestar a las otras personas, otra de las razones por las cuales esta en esa soledad.

Al final del pasillo se pudo sentir como unas voces se aproximaban, quizás unas visitantes o los mismo cuidadora de la zona. Lawrence logró percibir la vibración que hacían las pisadas de las dos damas que se aproximaban junto a sus voces, así que de un momento a otro se hizo a un lado para darles el paso y no estorbarles.- ¿Podrías decirme como va el sol?, ¿o aún sigue atardeciendo? - Se quitó sus gafas oscuras y las colgó en el cuello de su suéter, para después abrir de apoco sus ojos y con ayuda de su mano de sus ojos acariciar un poco sus parpados como cuando se despierta en cada mañana.

La mano que sostenía su bastón la colocó en su cadera y apoyó parte de su peso en su pie derecho, a la vez que enarcaba ligeramente su espalda hacia atrás para sonársela un poco, ya la le estaba entrando la pereza.

Ya el sol estaba a momentos de irse, la brisa comenzaba a ser más y con ello, el humo de las maquinas se fue disipando, haciendo que el ambiente fuera más limpio y tranquilo.
Las nubes aparentemente estaban amenazando con la proximidad a una lluvia o tormenta.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Miér Mayo 27, 2015 1:02 am

Eliseo se lleno de incertidumbre en un primer momento. Con tan solo oírlo murmurar, pensó que quizás no estaría realmente convencido de su propuesta. ¿Acaso su invitado lo había tomado como demasiado atrevimiento? Los movimientos que hacían casi parecían estar burlándose de él. Inclusive había pasado por su mente la posibilidad de disculparse en ese mismo instante si es que realmente lo había tomado de ese modo. No obstante, apenas siguió hablando las palabras del Señor Shipty despejaron cualquier atisbo de culpa.

El muchacho de ojos verdes sonrió suavemente, complacido de que su invitación no hubiera sido rechazada. Aunque tal tranquilidad se vio violentada por unos segundos, cuando la inesperada pregunta sobre los ofidios se presento. Si Lawrence hubiera podido ver, capaz habría seguido riendo al ver la mueca confundida que hizo Toscana, haciendo énfasis a una ceja muy enarcada por lo descolocado que quedo.  

-No diría que miedo como tal… Creo que lo que les poseo es mucho respeto. No atacarán mientras no sean perturbadas.- Respondió, sin encontrar una verdadera razón para un cuestionamiento de tal tipo. Tan pronto como termino de decir eso, unas risillas se escucharon a lo lejos, pero no lo suficiente para silenciarse con la distancia. Instintivamente volteo hacia el lugar del que provenían, logrando divisar a dos alumnas regulares de alquimia dentro de la fortaleza. Antes de que se aproximaran aun mas, una nueva pregunta llego a sus oídos.

-Ya ha anochecido Señor Shipty. ¿No se le hará muy tarde para asistir a mi invitación aun, verdad?- Pregunto, queriendo asegurarse de que realmente no estaba comprometiéndolo de algún modo. Después de todo, si estaba de visita seguro habría tenido cosas mucho más importantes que hacer. La Fortaleza de Hierro normalmente era un destino opcional para la mayoría de los turistas y rara vez elegido por gente que viniera por causales mucho mas serios y comprometidos como lo pueden ser los asuntos de negocios en sí. Salvo que Phyrexis no quisiera explicar todos sus logros a nivel mercado, eran enviados hasta él, para que hiciera el trabajo que la dictadora Gran Administradora no tenía ganas.

-Joven Toscana, ¡Es la primera vez que le veo con un amigo!- Termino diciendo una de las jóvenes que se habían acercado lo suficiente para saludar al muchacho. Ambas parecían bastante emocionadas de encontrarse allí, revisando al “extraño” de cabellos violetas y sonriendo de manera automática. El chequeo con Eliseo era totalmente relegado, pues a él ya le conocían y podían verle todos los días.

-Oh, Martina. Por favor, querida mía, no pierdas formalidad. Estoy con un visitante especial al que le he enseñado los jardines de la Fortaleza y ahora le debo llevar a cenar.-
Menciono con cordialidad, haciendo que ambas muchachas dejaran de lado las risitas que tenían para sorprenderse un poco. Quizás habían tenido miedo de que justamente se tratará de algún colega o  posible cliente de Phirexys, de la cual ya conocían muy bien su costumbre de relevar asuntos de cordialidad al Príncipe.

-¡Ah, disculpe la desfachatez! ¡Jaja, pensé que era algún amigo del Joven Eliseo! ¡No fue mi intensión…!- Se disculpo de inmediato, tartamudeando un poco de la verguenza mientras que su compañera que había preferido el silencio de momento, empezó a apurarla de su brazo. -¡Adiós, un gusto conocerle señor!- Se despidió ella de manera veloz, aunque ni siquiera había conocido el nombre de aquel "magnate" en sus pensamientos. Como tan pronto llegaron, así se fueron y en evidencia estaba el eco de sus zapatos caminando muy rápido. Eliseo sonreía, mas suspiraba con cierto cansancio.

-¿Tiene algún antojo en especial, Señor Shipty?- Pregunto ahora.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Jue Mayo 28, 2015 12:17 pm

Asintió constantemente con su cabeza ante la mención del respeto que sentía el joven Eliseo por las serpientes, acompañada de una tonta sonrisa, como si dijera “Este chico sabe de lo que habla” (?)- Oh…- Se llevó una mano al mentón, ladeando ligeramente su cabeza.

-No, claro que no. Aún tengo tiempo.- Hizo un ademán con su mano derecha para restarle importancia al asunto.
Sus pupilas se expandieron un poco al escuchar la voz de una de las jóvenes que habían pasado, esa voz lo había tomado por sorpresa ya que había dado por hecho de que ya se habían retirado.- Un gusto…- Saludó tímidamente, girando su rostro hacia donde escuchaba venir las voces, sonriendo de manera cordial a dichas jovenzuelas.-…¿Adiós…? - Alzó una ceja al escuchar como el tono de voz de ambas doncellas cambiaba a uno nervioso y apurado.
Bien, como sea.- No lo sé, no conozco mucho de comida, solo he comido frutas y sopas.- Al ser ciego y sin trabajo, el cocinar y comer alimentos cocinados es un lujo y requiere de un gran esfuerzo. Antes de que su “padre” falleciera, él era quién cocinaba y hacia de todo, Lawrence nada más se tenía que preocupar por tender la cama cada mañana y estudiar, eso era todo.

Todos sus alimentos eran cortesía del jardín que había en la humilde y descuidada casa en la que Lawrence aún vivía. A veces se aburría de comer nada más manzanas y con ayuda de Aleh, su fiel serpiente, plantaban unas que otras verduras para posteriormente volverlas una sopa hecha base a agua hervida y verduras mal peladas. No le molestaba, era mil veces mejor que nada en su opinión.- Elije lo que gustes…- Se encogió de hombros tranquilo, restándole importancia al tema.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Lun Jun 01, 2015 12:57 am

Eliseo quizás no pueda referirse a sí mismo como un prodigio, pero ciertamente es alguien que puede ser inteligente –lo suficiente como para saber que la violencia jamás soluciona nada-. De todos modos, lo que su mente empezó a maquinar debido a la respuesta de su acompañante le pudo hacer valer una idea de que tipo llevaba el señor Shipty. Podría por supuesto mal interpretar todo, pero en su psique cobraba fuerza el pensamiento de que este hombre debería de vivir solo, para que pudiera sustentarse únicamente con las comidas que menciono. Después de todo, habría de ser seguramente toda una proeza el poder vivir privado de la vista, y era sin dudas algo que estaba seguro que quizás no podría tolerar… Ni una perdida mas.

-Entonces trataré de que la cena de hoy presente platos diferentes a lo que acostumbra.- Dijo con una animosa sonrisa, mientras consideraba que quizás debería explicar la situación a la cocinera. Obviamente no debería haber sopa, y fruta… Solo si tenía alguna preparación especial. Eliseo no pudo evitar suspirar sobre lo que ya conocía: había mucha gente con diversas historias, y no debería sentirse por eso el mas desdichado del mundo; no obstante, lo seguía haciendo. Auto indulgencia que odiaba, pero trataba de ocultar con un buen ánimo.

-Por favor sígame, le llevare al comedor de los recintos que funcionan como mi hogar… Creo que es el lugar donde mas cosas se preservan de lo que fue el antiguo reinado de Fernando y el resto de su dinastía…- Comento brevemente, sin querer ahondar en eso. Claro, era obvio que en ese lugar habría cosas que en ningún otro, y solo pocos podrían verlas. No eran cosas de exhibición, eran mas que nada recuerdos de su vida y las memorias que plasmo en ello. No se trataba de objetos históricos, eran afectos pasados que no podría volver a revivir.

Empezó a caminar, lento, a un paso donde supiera que su visitante podría seguirle sin problema, avisándole con anticipación cuando había algún escalón o algo que pudiera provocar una caída o golpe. Sin duda dentro de la Fortaleza el terreno era mucho más traicionero que en el jardín, donde al menos el pasto amortiguaba todo. De caerse en ese lugar, el golpe dolería más que la caída misma, considerando que todo estaba hecho con una fusión de acero puro y mármol importado del otro lado del Mar, del mismo que se hacían los templos a sus respectivos dioses.

-Creo que los emparedados serían una buena entrada esta ocasión…- Comento en voz alta, cuando el sonido de una bisagra en una puerta hizo dar cuenta de que estaba abriendo el portal de donde era su residencia de momento. Una sala amplia, bastante ridícula en su extensión considerando que solo él la ocupaba, y la ama de llaves que había quedado a cargo de las labores de limpieza y cocina. Una mujer a los segundos se presento, reintegrándose de una silla en la mesa en donde estaba leyendo. Con mucha familiaridad saludo.

-Buenos días Eliseo. ¿Trajo visitas?- Pregunto, resguardando el libro que tenía en sus manos contra su pecho. Sonrió, mientras se acercaba a presentarse. –Mucho gusto señor. Soy Anna, cuido de Eliseo aunque nunca esté aquí.- Recalco, sin dar muchas vueltas. -¿Preparo la cena para dos?- Pregunto.

-Por favor Anna… Procura no hacer sopa de entrada… Creo que unos emparedados estarían bien.- Dijo él de manera cortés. Espero que se fuera, para poder proseguir. –Señor Lawrence, a unos cinco metros de usted se encuentra la mesa y las sillas. Dígame si necesita mi ayuda para acomodarse.- Comento ahora, tratando de no ser grosero. Ya había captado la falta de predisposición a ser asistido, y en parte era comprensible. Prefirió dar la información detallada para que pudiera guiarse, y ofrecer su ayuda en último caso de no ser suficiente.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Jue Jun 04, 2015 12:44 pm

-Oh, claro.- No muy seguro, siguió al muchacho. Siempre teniendo cuidado de no pisar sus talones o algo.
Pudo escuchar fácilmente como el muchacho abría una puerta, posiblemente del comedor, hogar o sea lo que sea esa habitación. Dio un ligero saltito apenas fue recibido por la voz de una mujer, dejó escapar todo el aire por la nariz y amistosamente saludó a la dama.- Muy buenas noches, me llamo Lawrence Shipty. Un placer el poder asistir hoy aquí.- Sonrió con levedad hacia donde suponía que estaba la mujer. Escucho con atención las indicaciones recibidas por el muchacho, asintió con su cabeza para después, con ayuda de su bastón, buscar la silla y la mesa.

Cuando su bastón logró tropezar con unos pies de madera, supuso que era una silla. La alcanzó con su mano y poco después se sentó en esta.- Ya estoy.- Murmuró para si mismo al haber logrado su objetivo.  Dejó su bastón contra una de las patas de la mesa, se acomodó en la silla mientras se sacaba sus guantes, mostrando como la piel de estas era más pálida que el resto, acompañadas de unas uñas teñidas de negro.

-(Hey, ¿Ya puedo salir?)- Preguntó una pequeña serpiente, la cual se asomó un poco por el cuello del suéter de Lawrence, pero no lo suficiente como para ser vista.-Aleh, aún no he regresado. Quédate un rato más.- Le respondió en voz baja mientras subía un poco el cuello de su suéter.- (Pero tengo hambre. ¿No habías dicho que hoy comeríamos carne?)- La serpiente insistió al mismo tiempo que se deslizaba por sus ropajes hasta la manga derecha del suéter del joven.-Si, sé que lo dije. Solo espera un poco más, prometo que no será mucho.- Dio un suave empujón a la rojiza cabeza de la serpiente para que regresara adentro.- (Vale. Pero no me quedaré aquí. Iré a la cocina.)- Dicho esto, salió por debajo del suéter de Lawrence.- Joder. ¡Aleh, ven aquí!- Exclamó, pero en un tono de voz bajo para no ser escuchado.- (No te escucho, yo ya me fui.)- Se burló la serpiente, después de eso se deslizó hacia la cocina, cuidando el no ser visto. Se divertiría un rato con la ama de llaves.- Siempre me haces esto…- Frustrado dejó escapar un suave suspiro. Tan solo rogaba de que no le hiciera nada malo a la señora.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Mar Jun 09, 2015 12:34 am

Eliseo espero paciente el avance de su invitado, que luego de haberse incomodado no pudo evitar notarlo que algo le incomodaba. Se comía un poco extraño y murmuraba unas cosas, aunque trato de no darle demasiada atención; después de todo ya había notado una pequeña de hablar para dentro.

-Le puedo asegurar que la comida de Anna será de las mejores que haya probado en su vida. Es muy cuidadosa con los detalles al momento de preparar sus platos, siempre dejan no solo un gusto agradable, sino también un recuerdo.- Menciono Eliseo, queriendo explicar de algún modo el gran aprecio que tenia por su ama de llaves y cocinera mientras empezaba a apartar una de las sillas de la mesa para sentarse en ella. Totalmente ajeno a la serpiente que se había podido escurrir por medio de sus pies, el muchacho se puso firme en su asiento, y dio un respingo profundo.

-Señor Shipty, ¿Hay algo más de lo que quisiera que le hablará? ¿O quizás habría algo que a usted le interesaría contarme? Pregunto esto pues, no quisiera pensar que terminemos nuestra cena y se vaya con la sensación de que le he dejado aturdido con mi constante parloteo. Soy consciente de que a veces llego a monopolizar una conversación sin decir realmente nada interesante en el proceso.- Menciona mientras juega con sus dedos sobre la mesa, esperando alguna respuesta de su parte. Si hubiera sido un poco más sincero, le habría gustado indagar mas sobre la vida de su invitado pero quizás un acercamiento de ese modo podría verse hasta un poco agresivo de su parte. Tampoco sabe si es que lleva precisamente una vida de la cual quisiera hablar; no puede descartar que su visita por el Reino se deba a un intento de despejarse un poco de las problemáticas que tuviera en su día a día.

Si lo consideraba un poco más, podría incluso envidiarle un poco de ser así. Eliseo prácticamente permanecía como un preso político dentro de esa Fortaleza, pues salirse del país podría ser tomado como un acto de traición a la benevolencia de Phyrexis. No era que solo no podría volver, sino que también corría el riesgo de que le mandarán a matar a donde fuera que estuviera.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Mar Jun 16, 2015 11:25 am

-Realmente no sabría decirle. No es habitual en mí mantener una conversación- Comentó con sinceridad, al mismo tiempo que dejaba escapar un suspiro y cerraba sus ojos.
Apoyó su mejilla en la palma de su mano derecha, entreabriendo sus ojos.- ¿Quieres que te hable acerca de algo?, no sé, cualquier cosa.- Dejó escapar una suave risilla en lo que se cruzaba de piernas.

Aleh se escurrió por la sala y con agilidad pasó a la cocina, observó un momento a la mujer sacando las ollas, para después irse por debajo de los mesones.
Se subió al mesón con ayuda de un par de cajas que estaban apiladas y con mucho cuidado se escondió en la olla que la mujer recientemente había sacado.
Ese plan era infalible, le daría un buen susto a esa mujer. Solo como un paciento en lo que Lawrence hacia sus cosas.

Lawrence pasaba su dedo índice constantemente por sobre la madera de la mesa, esto era gracias a las travesuras que probablemente Aleh estaba cometiendo. Bueno, agradecía mucho el que no fuera una serpiente agresiva, no cometería grandes alborotos.

-Ahora que lo pienso. Tu apellido lo he escuchado antes.- Se llevó una mano a la frente intentando hacer memoria.
Por alguna razón se le venía a la mente a su padre en esos días que le hablaba acerca de sucesos pasados y cosas que había leído en su juventud.- Uh, no sabría con exactitud decir de donde proviene.- ¡MALDICIÓN!, a veces desearía haberle prestado atención a las cosas que su padre le contaba.

Seguramente era fue un decreto o alguna decisión que había tomado su majestad en algún tiempo pasado, no creía poder recordar más.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Miér Jun 24, 2015 9:03 pm

-Cualquier cosa esta bien, es mi invitado después de todo. ¿Quién podría decir que luego de esto no podamos ser amigos?- Pregunto con suma tranquilidad. Por lo general era el quien se adueñaba de las conversaciones, siempre y cuando no se mostrara lo suficientemente asustado como solía ser en el caso de la presencia de Phyrexis Irons… No obstante, el joven Shipty sin duda demostraba ser mucho mas agradable en varios aspectos. De hecho, si debía de admitirlo, valoraba y admiraba demasiado la independencia con la que se desenvolvía a pesar de su “discapacidad”. Por supuesto que a veces influía mucho el tiempo en donde uno se volvía tal cosa, pero no por eso consideraba menos grande la hazaña de aprender a coexistir y explotar mejor sus otros sentidos.

-Pues quizás si le sea conocido…  Aunque dudo que realmente tenga suficiente edad como para saber su origen con claridad… O quizás tuvo la… Mejor suerte…-Dijo estas últimas palabras con un poco de desencanto total. –De haber conocido a una hermana mía. Ella se ha ido del país y no volvió hasta donde se.- Diría, mientras suspiraba. Estaría a punto de revelarle el origen de su nombre, cuando un grito femenino ensordeció al muchacho, seguido por el rejunte de muchas ollas cayendo y haciendo su respectivo alboroto.

-¡AH! ¡Animal del demonio! ¡Por donde has osado entrar! !Ya me encargaré de ti maldita sabandija!-
Grito Anna con la misma furia que un vikingo se podría haber lanzado a la batalla. El sonido del metal cayendo y platos rompiéndose seguía aumentando conforme los segundos pasaban. Eliseo por supuesto no quedo ajeno al problema que había surgido. No habría tenido reparos en levantarse y correr directamente hacia la cocina. En esta ocasión no tenia miedo, pues no sería la primera vez que Anna respondía así ante la presencia de algún animal propio de un lugar tan enorme como lo era la Fortaleza: si, había que admitir que aunque el lugar era un lujo tecnológico y arquitectónico no lo eximia de que en su interior lograran ocultarse ratas. Algunas más gordas y asquerosas que otras.

-¡Anna! ¡Cálmate por favor! ¡¿Es un ratón?!- Pregunto mientras con cuidado se acercaba a la puerta de la cocina, logrando atrapar un plato que salió volando directamente hacia donde estaba el. Mientras tomaba el mismo, sus ojos contemplaban el desastre que había en lo que hace poco seguro era un lugar impecable. Salsa desparramada por el piso, agua también, algunos huevos estrellados en las paredes y bueno… El lugar parecía prácticamente minado por ollas y sus respectivas tapas. Anna en cambio permanecía subida a una mesa mientras que en su brazo resguardaba una docena al menos de frutas bien maduras con las que esperaba lanzarlas hacia algún punto que su mirada fría dirigía.

-¡Ratón, por supuesto que no! ¡Que gloria si fuera un ratón! ¡Como bien venga esa bruja de Phyrexis de nuevo a molestar por aquí, veamos si tienes el coraje de decirle que invierta más en este rejunte de ratones, que ha empezado a atraer serpientes los muy hijos de!-

-¡Compostura Anna!- Exclamo Eliseo, un poco abochornado por lo sucedido. Quedo pensativo por unos segundos hasta que simplemente suspiro. –Ah… ¿Qué se supone que haremos ahora…? Le has concedido mil escondites ahora entre las ollas y la mugre que hay en el lugar…- Murmuro con cierta pesadumbre, rascando su cabeza tratando de idearse algo para poder rescatar a su cocinera. -Lamento en serio el inconveniente, Señor Shipty…. Obviamente la cena se va a retrasar- Se disculpo luego, dándose vuelta hacia su invitado que seguro no permaneció ajeno a todo.

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Miér Jul 01, 2015 12:59 pm

Wow, amigos. Sin duda este era un nuevo terreno para el ciego.
-Oh, ¿tanto tiempo pasó?- Preguntó de manera incrédula, siempre se le olvidaba que algunas personas no envejecen, a veces se preguntaba si el también tenía esa capacidad.
Iba a abrir la boca de nuevo, pero todo se vio cortado por el ensordecedor ruido de las ollas y platos caer, acompañado de las amenazas que una mujer exclamaba.

Inmediatamente supo para quién era. Es que esta serpiente no tiene remedio. Soltó un suspiro resignado, quedándose en su lugar en la espera de que la serpiente se aburriera y volviera a sus brazos. Alzó la cabeza apenas notó que le estaban hablando, asintió un par de veces, para después decir.- Esta bien, no hay problema.- Se encogió de hombros mientras jugaba con sus dedos algo ansioso.

La serpiente logró esquivar la mayoría de las cosas que le fueron lanzadas, pero, casi le cae un cuchillo en la cabeza. Tal vez no había sido buena idea ir a molestarla. Apenas todo se vio calmado, corrió a refugiarse en el hombre de ojos esmeraldas, enroscándose en su pierna.- (Hombre, ayúdame. Tu mujer me quiere matar.) – Le habló con total tranquilidad, ajustando un poco más su cola alrededor de la pierna del joven.- (En mi vida vuelvo a molestar a una mujer en su cocina) – Añadió. Realmente estaba exaltado por el reciente revuelo y aseguraba el que nunca jamás volvería a hacer algo como eso.

Apoyó su mejilla sobre su mano hecha puño, al mismo tiempo que se cruzaba de piernas.- A puesto que la serpiente no es agresiva, seguramente se irá sola.- Comentó, tenía las esperanzas de convencerlos y hacer que dieran el tema por olvidado y que la serpiente pudiera volver con él. Mala suerte fue para él, el no notar que ya la serpiente estaba platicando con su nuevo “amigo”.

De solo pensarlo le daba miedo, en más de una ocasión habían pasado cosas similares, pero que la serpiente se atreviera a hablarle a alguien más, eso posiblemente aseguraría su muerte.- (No me mates, soy amigable, mira.)- Expandió su boca, solo para exponer el que no tenía colmillos para herirlo, aunque desde otra perspectiva pareciera que buscaba atacar su pierna.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Eliseo Toscana el Miér Jul 08, 2015 1:43 am

Como bien se dio vuelta para hablar, pronto le llego a él la rara sensación de algo reptándole por su pierna. Extraño, y con un escalofrió recorriéndole desde la nuca hasta su baja espalda, giro suavemente mientras trataba de mantener la compostura. Y fue entonces que al bajar su mirada, vio al animal ahí. Algo que sin duda no había pasado desapercibido para la cocinera, quien encontró muy pronto al reptil hacer un gran contraste con las ropas que el ultimo Toscana estaba vistiendo. Eliseo contemplo al animal, pero fue Anna terminaría gritando lo que era ya mas que obvio.

-¡ESTA EN TU PIERNAAAAAAAAAA!-
Exclamo, con un timbre lo suficientemente alto que seguro traspasaría el metal y a piedra que había en la fortaleza. Con tanto escándalo de hecho, al hombre de mirada esmeralda no le terminaría de sorprender que el circo se completara totalmente con la llegada de alquimistas y la guardia real.

Suspiro, respirando profundo mientras intentaba mantener la calma. Después de todo, era precisamente lo ultimo a perder luego de que el reptil siguiera avanzando y mostrara sus fauces, las cuales ciertamente le asustaron aunque estas no tuvieran colmillos algunos. –¡Anna, por favor!- Pidió con extrema clama a pesar de la situación, aunque no por eso con menos seriedad. ¿Qué si lo iba a atacar? Habría descartado la misma posibilidad desde el momento que entro a la cocina. La presencia de su persona era suficiente para calmar hasta a la peor bestia, y esta serpiente sencillamente no sería la excepción. Aun si el mismo Eliseo tuviera la posibilidad de cortarte la cabeza con uno de los tantos cuchillos desparramados en la cocina, tampoco lo haría. Simplemente se digno a, con mucho cuidado, terminar de atrapar la cabeza del animal, mientras que con delicadeza trataba de desenroscarla de su pierna. Una tarea un poco difícil, considerando que jamás había lidiado con esta especie tan de cerca.

-Listo…. Ahora….- Murmuro, creyendo tener controlada la situación, mientras volteaba hacia su invitado para constatar que todo estuviera bien. -¿Dónde se supone que he de liberar a esta pilla?- Ha de preguntarse, considerando el hecho de que quizás el jardín no sea realmente una buena idea. Largarla lejos de allí tampoco le parecía muy adecuado, considerando la cantidad de carros que y vehículos de vapor que se movían. Si, había asustado a su cocinera pero no por eso, la deseaba muerta. Lamentablemente había otro extremo que seguía parado sobre la mesa de la cocina.

-¿¡No… no pensaras soltarla verdad!? ¡Deberías matarla…! ¡Demonios, podría ser venenosa o algo! ¡Sería mejor que se la dieras a los alquimistas…!- Siguió comentando, segura desde la altura y la distancia de su posición. Eliseo por su parte, no se mostraba demasiado convencido de todo eso que le sugería. Sabido era que si se la entregaba a los alquimistas, capaz tendría un destino peor que si le hubiera obligado a comer al animal veneno. Esos hombres estaban bastante desquiciados para su gusto, y lo último que le tendrían al animal y a su vida, sería respeto.

-Quisiera saber primero como es que ha logrado llegar hasta aquí. Mira si precisamente ha escapado de los alquimistas. Ah… ¿Por qué no intentas ofrecer algo a mí invitado mientras…? Veré donde he de llevar a esta traviesa… - Menciona, adentrándose a la cocina mientras inspecciona si es que alguna de todas esas ollas podría ser un buen lugar donde ha de resguardar al animal mientras reflexiona que hacer. Mientras, Anna que con mucha inquietud se baja de la mesa y pasa casi corriendo por la puerta, llega a Lawrence algo reticente por lo que acababa de pasar. Sin dar muchas vueltas le dice.

-Mira, dudo que pueda cocinar ahora. ¿Te gusta la carne asada y los bocadillos fríos..? Pienso salir a comprar eso para que tengan una buena cena… Es trampa, pero al menos te aseguro que es buena comida, si es que no has probado lo regional…-

_________________
avatar
Eliseo Toscana

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Lawrence Shipty el Miér Jul 22, 2015 7:00 pm

-¡No, espera!- Se levantó de su silla, tambaleando un poco al no usar el bastón como su apoyo.- Perdónale la vida, esa serpiente es mía.- Aclaró.
-Estoy realmente apenado por el desastre que causó, si me permite, yo podría buscar una manera de arreglarlo.- Siempre pasaba esto, sabía que no debía haber aceptado. Esa serpiente era demasiado problemática para lo poco que puede hacer.-Yo…realmente lamento el desastre que causó.- Agachó la cabeza al mismo tiempo que cerraba sus ojos.- Lo siento.- Relajó los hombros, dejando escapar un suspiro de arrepentimiento.
Realmente ya no hallaba que decir, se sentía avergonzado, irritado y sentía que ya no podía ni dar la cara por esos lugares. La serpiente había hecho que diferentes productos alimenticios y vajillas que posiblemente costaban más que su vida, fueran tirados y desperdiciados, todo un desastre.

Carraspeó con su garganta antes de volver a hablar.- Estará bien así, de igual forma, creo que me retiraré.- Se giró sobre sus talones, teniendo las intenciones de tomar su bastón, acomodar la silla y retirarse con su serpiente, pero al hacerlo, lo único que consiguió fue tropezar con la silla.- Puft...- Genial, nada mejor que cometer estupideces. Resignado tomó su bastón, acomodó la silla y nuevamente se reincorporó aproximándose un par de pasos hacia donde escuchaba venir la voz del ojiesmeralda.- ¿Podría…permitirme? – Y con esto se refería a que le entregara la serpiente que poseía en sus manos.
Apenas la serpiente estuvo en sus manos, se aferró a su muñeca y así, lentamente se fue deslizando dentro de su suéter. El áspero contacto que le daban las escamas le hacia estremecer, haciendo que un suave pero perceptible jadeo escapara de sus labios, regresando a su posesión inicial cuando el reptil logro acomodarse bajo sus ropas.
avatar
Lawrence Shipty

Mensajes : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tan solo una sonrisa

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.