Últimos temas
» Cry Out [Re-apertura]
Lun Ago 17, 2015 11:18 pm por Invitado

» Euphir Virietum « NORMALES » —Cambio de botón.
Sáb Ago 01, 2015 6:31 pm por Invitado

» Lost in Translation (libre)
Sáb Jul 25, 2015 11:56 pm por Aeolos Sakya

» Destiny Gates {Afiliados élite, cambio de botón}
Vie Jul 24, 2015 4:14 pm por Invitado

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (normal)
Jue Jul 23, 2015 4:38 am por Invitado

» Tan solo una sonrisa
Miér Jul 22, 2015 7:00 pm por Lawrence Shipty

» How to get away with murder in vacations.
Vie Jul 17, 2015 6:22 pm por Eon Terrä

» Asuntos de familia (Y sus invitados)
Vie Jul 17, 2015 12:00 am por Rhiannon

» ¿¡AH SI!? [Hiroki]
Miér Jul 08, 2015 3:41 pm por Katsuko


¿¡AH SI!? [Hiroki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿¡AH SI!? [Hiroki]

Mensaje por Katsuko el Mar Jun 30, 2015 3:29 pm

¿Cómo se supone que debería definir esa vuelta, por fin fuera del Nexo? Demonios, había sido un viaje demasiado cansador, pero al menos podía decir que las almas que logro ganar lo valían todo. De hecho, ni siquiera había terminado de llegar a Kil´Daggoth cuando pensó que lo mejor que podría hacer seria ir a pasearse por Miryathir a hacer algo de vida poco saludable. Beber, comer mucho y hasta quien sabe… Quizás si lograba llenarse de suficiente excitación se iría a malgastar algunas almas en el Casino a pesar de que eso siempre implicaba una pelea con alguno gordo ricachón que quería pasarse de listo al momento de jugar las cartas. Katsuko no era muy letrada, si, pero cuando se trataba de guerra y dinero –almas-, aun hasta en las apuestas, tenia las claves ideales para poder triunfar siempre.

Aunque bueno, si debía decir la verdad, siempre era mejor empezar desde abajo hacia arriba. Por partes. Por lo tanto, antes de irse a algún lugar como Royale, preferiría pasarse primero por Luster. Gente pobre, marineros que decían muchas groserías, prostitutas bastante dejadas y comida en exceso por menos de la mitad de lo que sería un simple plato en el Casino. ¡Obvio que iría ahí! Además, aunque pensaba malgastar dinero, no implicaba que lo hiciera a falta de consciencia. Lo malgastaría, pero intentaría alargar la existencia del  mismo cuando sea. Si es que terminaba todo, recién entonces volvería a Kil´Daggoth a cobrarle el mes que no había trabajo a Al, y como era de esperarse, le pagaría por mucho que protestara.

-¡HA! ¡Quiero el pedazo de carne mas grande que tengas! ¡Y algo para beber! Pero nada de vino o cosas así… Hum… Cerveza, si, dame cerveza.-
Exclamo entrando a una de las tabernas de cerca del puerto, mientras que ha dejado su caballo (algo que quizás descuadraba un poco con todo el paisaje) al lado de la puerta. Katsuko siendo consciente de esto, se ha acomodado al final de la barra al frente de la ventana en donde podrá custodiar a su montura. En realidad, no cree que su animal tenga la necesidad de ser cuidado más aun después de lo que han pasado en el Nexo, pero estúpidos hay de montones y tampoco se debe confiar.

Los encargados del lugar, una pareja bastante entrada en edad, entonces le atienden. El hombre con una mirada un poco extrañada, acerca un chop enorme de burbujeante cerveza, sin poder disimular su curiosidad. –No eres de por aquí, es obvio… ¿Algo en especial que nos haga visitarnos?- Dijo, tratando de sonar calmo e inclusive amigable. Tantos años tenía el sujeto que podía reconocer en el instante quien podría destrozar su negocio con tan solo mirarle. Katusko sin duda era una de esas personas.

-¿Hum? Pues vengo del Nexo, por unos encargos. Quiero relajarme un poco por aquí antes de irme de nuevo a Kil´Daggoth. Miryathir es un buen lugar para dejar la decencia de lado. – Explica sin muchas ganas de hablar realmente. Mira a su caballo, que espera paciente afuera. Le viene por la mente el fugaz pensamiento de buscar algo de fruta para darle, pero considerando la ubicación donde están es algo más que imposible. Solo cerca del Santuario del dios de la Fraga podría conseguir, si es que algún forastero está vendiendo comida de afuera.

-Bueno… No es por incordiarte, pero espero sepas justificar mejor tu presencia si es que llegan los guardias.-
Dice el viejo, mientras limpia la barra.

-¿¡Que!?-
Pregunta ella, no sorprendida en lo absoluto, pero con un indudable dejo agresivo que hace al cantinero encogerse un poco de hombros.

-¡Veras! Es que andan buscando a un sicario que dicen que tiene rasgos orientales… Tu los tienes… Y digo, supongo que sería un gran problema si vienen a interrumpir tu noche de relax, ¿No?-
Comenta, apurando un poco el paso, y acercándose a ver por la mirilla de la cocina si es que su esposa esta pudiendo terminar con el pedido que la muchacha pelirroja ha ordenado. Indudablemente en el lugar ha comenzado a subir el calor, y no se debe precisamente al horno de mil potencias que se encuentra al otro lado de la pared.

-¡TSK! ¡Bueno, les deberé patear el trasero al primero que venga a interrumpir mi noche! –
Dice, tratando de no darle mayor importancia al asunto. No obstante, la presencia de su corcel afuera ha llamado la atención de la guardia real.  Aunque la misma ha de presentarse en el lugar, camuflados. Claro, ¿Quién iría a un allanamiento con ropas normales?
avatar
Katsuko

Mensajes : 40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡AH SI!? [Hiroki]

Mensaje por Hiroki Satome el Vie Jul 03, 2015 2:50 pm

¿Por qué? ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué a él le ocurrían estas cosas!? Uno llegaría a pensar que una persona tan cobarde como él nunca tendría problemas...pues no. Él sabía que a lo que se dedicaba no era precisamente algo seguro, pero nunca imagino que trabajar solo le traería tantos problemas. Robert se había ido por razones que el desconocía dejándole un par de encargos que eran aparentemente sencillo; el primero robar un poco de un metal raro y entregarlo a cierto herrero que el mercenario conocía, y el segundo era asesinar a la única hija de un señor al parecer importante. ¿Fácil no? Eso parecía, pero por esa segunda tarea y no haber dispuesto de los guardias como debía de haberlo hecho, aparte de que trabajar solo sin ser visto no era tan sencillo como creía, le costó el haber sido visto y ahora llevaba una semana huyendo de las autoridades. ¿Algo peor podría pasarle?

Antes de que se diera cuenta, el "joven" se había alejado de su tranquila y pacífica casita en Royale para llegar a un caótico puerto en Luster donde, por si fuera poco, debía cuidarse también de los delincuentes. Lo que más ansiaba el pelinegro es que Robert apareciera para ayudarlo de una vez pero ¿qué tal si Robert lo había…? No no no, no es momento de pensar en tonterías. Por ahora debería enfocarse en comer un poco y descansar un rato antes de seguir huyendo, al menos le había perdido la pista a la guardia real.

Había llegado a una tarberna genérica, y lo primero que llamó su atención era que había un caballo en las afueras. Eso era demasiado poco común, al menos que fuera uno de esos corceles elegantes de la guardia real, pero ese no era el caso (podía saberlo porque había sigo perseguido estos días). Después de intentar acariciarlo sin éxito pues el animal llegaba a ser algo intimidante a si parecer, entró a la taberna intentando mantener un perfil bajo, aunque no todos los días se veía a un oriental con ojos azules, ropas tradicionales y un par de espadas en la misma funda. Si algo más abria que destacar de él es que caminaba con un sigilo tremendo sin hacer ruido con sus sandalias de madera y pronto se sentó lo más cerca del final de barra posible. Una vez sentado alcanzó escuchar la voz de la ruidosa señorita pelirroja. -¡TKS! ¡Bueno entonces le patearé el trasero al primero que venga a interrumpir mi noche!- Genial, más personas bélicas.

-Buenas noches, ¿ tiene alguna bebida sin alcohol en este lugar? Y ¿sería tan amable de prepararme un poco de carne con verduras? Se lo agradecería muchísimo- Mencionó el joven cabizbajo para evitar que observaran mucho su cara. Una señora de edad avanzada se acercó a Hiro del otro lado de la barra ya que su esposo parecía atender a una escandalosa mujer. La anciana estaba más que sorprendida pero al mismo tiempo agradecida de que llegara alguien tan educado a su establecimiento que no podía evitar sonreír. –Solo puedo ofrecerte agua del pozo, y claro en un momento saldrá tu guisado….¡Cariño dale un vaso de agua al forastero porfavor!- Grito eso último y el pelinegro no pudo evitar sobresaltarse un poco, sabía que llamaría la atención pidiendo agua en una taberna pero no era ávido a las bebidas alcohólicas y por razones obvias tampoco pediría té.

-Aquí tiene su agua señor, por qué no nos cuenta que hace por aquí alguien como usted, no es común ver a alguien con dicha vestimenta- Mencionó el anciano mientras traía incrédulo el vaso con agua e intentaba analizar a Hiro a profundidad. Parte de él le gustaría ofrecerle ayuda pues parecía que estaba enfermo o no se sentía muy bien, pero su experiencia como anciano le decía que alguien con 2 armas blancas no era de fiar, sobre todo porque ni siquiera le había visto llegar. Hiroki, ante aquél cuestionamiento empezó a toser frenéticamente para justificar el mantener su cabeza baja. –En realidad vivo en un poblado pequeño por aquí y me embarcaré en un viaje- Dijo entre tos tan bien fingida que hasta él se cuestionó si realmente estaba enfermo o no. El viejo le miró algo raro y después miró a la entrada, suponiendo que en cualquier momento llegaría la guardia, más por aquel caballo que por mera rutina. Hiroki solo esperaba que llegara su comida para devorarla casi como un bárbaro y retirarse.
avatar
Hiroki Satome

Mensajes : 6
Localización : C-con robert

Ver perfil de usuario http://dreamsramblings.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡AH SI!? [Hiroki]

Mensaje por Katsuko el Miér Jul 08, 2015 3:41 pm

Ni bien declaro su intenciones de romperle el trasero  patadas a quien fuera que quisiera molestarla esa noche, quedo casi tendida sobre la barra, moviendo sus dedos de manera algo inquieta. Mientras tanto, la llegada de un nuevo cliente al lugar no le quedo en lo absoluto fuera de su atención. Quizás a ese punto era perseguida, pero ya sabía de sobra los métodos que la guardia de Miryathir utilizaba para sus movimientos. No obstante, dudo por un momento de que realmente se tratara de un guardia por los rasgos asiáticos que logro hallar en el rostro de ese, que por más que intentaba cubrirse, solo le hacía parecer un poco mas sospechoso para ella. ¿Por qué tanto secretismo en un lugar donde a nadie le importa de ti, salvo si tienes las suficientes almas como para robarte?

-¿Piensas irte de viaje con esa tos encima tuyo? Ha, por favor…-
Dijo con un tono altanero al escuchar la respuesta a la pregunta que el dueño hizo. Estaba hambrienta, pero lo segundo que estaba era sin duda, aburrida, y molestar a alguien quizás pudiera aliviar esa sensación por unos momentos hasta que la comida arribara. Tan pronto como termino de comentar su observación en voz alta, tomo el tarro de cerveza que el tabernero le había dejado como parte de su orden. Dio un sorbo largo, dejándole unos bigotes de espuma sobre su labio, que rápidamente limpio con su brazo. - ¡Ha! ¡No tenía idea de que ya había colonias orientales en Miryathir! ¿Desde hace cuando las hay…?- Pregunto sin nunca bajar el tono, dejando su bebida con un golpe un poco rudo sobre la barra.

-En… Los últimos tiempos, Phyrexis permitió el ingreso de gente de Nara para trabajar… Ya sabes, como no tienen nada, trabajan más y mas barato para la bruja esa…-
Contesto el dueño, mientras empezaba a intercalar las miradas entre ambos asiáticos, tomándose el lujo de relajarse un poco debido a que su otra clientela parecía estar suficiente entretenida con sus juegos de cartas y tragos.  Quizás estaba pecando de atrevido, pero parte de su trabajo era el entretener a sus clientes, y considero que podría crear una conversación antes de seguir puliendo vasos en silencio. –Así que… ¿Los dos son viajeros? ¿Viajes de que hacen normalmente…?- Pregunta casi casualmente.

-¿Uh…? ¡Bueno! No es que me dedique a viajar… Lo hago si hay buena cantidad de almas. Y como siempre hay cobardes que no quieren hacer expediciones solos al nexo, los acompaño… -
Dice, mientras vuelve a tomar su cerveza, esta vez haciendo fondo blanco a su primera ronda. Sin duda la cerveza, mientras venga de una taberna mas abandonada, mejor. Su sabor despertaba y era un toque salvaje. Si pudiera embriagarse con eso, lo haría, lastimosamente no podría darse ya que el alcohol se sabía evaporar en su estomago antes de que siquiera pudiera desestabilizarla un poco.

-¿Y usted? ¿Lo hace por trabajo o placer?- Pregunta, mientras una campanada atrás del tabernero lo hace voltear. En la ventanilla que da con la cocina han dejado dos platos que contrastan demasiado.  Uno, un plato bastante humilde de estofado de carne con verduras. Por otro lado, en casi una bandeja, una pata de animal casi tan gruesa del tamaño de la cabeza de un caballo. Los dos calientes, y con un aspecto apetecible mas allá de la primera impresión que cada uno pudiera causar independientemente. Con cuidado, el hombre deposita el plato mas pequeño al extraño de tos, y la bandeja a la pelirroja matona. –Espero lo disfruten.- Dijo, mientras el sonido de la puerta del local abriéndose, traía consigo tres personas

Gente en apariencia, común. Mas antes de poder acomodarse en algún lugar, observaron todo el salón. Decantando por una mesa cerca de la entrada, se sentaron y pidieron una ronda de bebidas. Aunque poco disimulado era el hecho de que fijaban su atención en el par que encontraban en la barra.

-¡Huuummm! ¡Eshtaa buenoooo!-
Menciona la pelirroja entre mordisco y mordisco, aun con la boca llena de comida. Come sin siquiera notar que su espalda está siendo contemplada más que una obra de arte en algún museo de esos de alta clase social.
avatar
Katsuko

Mensajes : 40

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡AH SI!? [Hiroki]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.